Los trapeicos y el monstruo del retal:


Los trapeicos y el monstruo del retal:
 

 

 

 

 
 
Erase una vez, hace algún tiempo vivía, en el mundo de los muñecos de trapo, los hermosos trapeicos. Los trapeicos eran unos seres de trapo, blandos y esponjosos, que poseían unos largos cabellos de lana, ojos elaborados con lindos botones y un cuerpo  blando formado por el algodón más esponjoso que se creaba en las flores de algodón que rodeaban su mundo. Los trapeicos vivían en unas lindas casitas elaboradas de tela de diferentes colores y las adornaban con lindos cascabeles y ornamentos dorados que hacían de ellas unas hermosos hogares en los que vivir. Los trapeicos eran muñecos que se distinguían entre ellos por sus cabellos de diferentes colores y por el tipo de ropa que usaban. Existían trapeicos con forma de niños, trapeicos que adoptaban formas de animales y trapeicos que formaban plantas y flores allí, formando un hermoso mundo armónico y de color.  Los trapeicos vivian muy felizmente entre ellos ya que eran seres muy dinámicos y alegres, que sabían compartir su experiencia y distribuían de manera adecuada sus labores en su mundo, de tal forma que siempre coexistían en total armonía , no existía ningún conflicto entre ellos y en el momento que surgía eran capaces de afrontarlo de manera pacífica. Entre los trapeicos niños se encontraba el trapeico Trepín , uno de los niños trapeicos más revoltoso y divertido del lugar, con sus gracias y  con sus ocurrencias era capaz de amenizar cualquier momento y situación en tan solo unos segundos, su tez era oscura y su cabello rosado, los botones que formaban sus ojos eran de color amarillo y vestía siempre con ropa muy alegre y colorida. Poseía un gran armario formado de tela que cada vez que él deseaba renovar su vestuario y crearse nueva ropa, tan solo tenía que imaginarse el tipo de vestido que quería y hacer la petición a su armario Telón, que enseguida le mostraba los tipos de tela y los colores que tenía su disposición para que sin ninguna dificultad Trepín se lo pudiera realizar. El armario Telón se encargaba siempre de tener a su disposición tela que mostrar a Trepín ya que en su interior vivían las flores de algodón que creaban la tela  mediante sus raíces tejedoras. Ellas elaboraban tela nutriéndose de la tierra  de algodón de la que estaba formado el mundo de los trapeicos, absorbían del interior de la tierra el algodón mediante sus bellas raíces y gracias a sus alegres movimientos y a las grandes agujas que tenían instaladas en cada una de sus hermosas manos , tejían la tela a partir del algodón que obtenían de allí. El armario que se encontraba en cada una de las casas de los trapeicos se encargaban de suministrarle todo el calor y la humedad necesaria para que pudieran realizar sus labores tejedoras a la perfección y de esta manera todos los trapeicos tenían a su disposición la tela con la cual renovar sus vestidos y sus interiores. Podían elaborarse ropa de diferente color, de diferente forma siempre y cuando conservaran el color de la lana de su pelo, el color de los botones que conformaban sus ojos y mantuvieran siempre su silueta distintiva para que fueran reconocidos por el resto de trapeicos y sus cambios no afectaran a su total apariencia. De esta manera los trapeicos podían mostrar sus habilidades y sus destrezas dependiendo del tipo de ropa que usaban , que les hacían estar más tristes, más aburridos o más divertidos dependiendo del color que decidían llevar puesto para ese día. De esa manera cada trapeico decidía el estado de ánimo que luciría ese día usando una determinada ropa y en cuanto entraban en contacto los unos con los otros y mostraban las emociones con las que se habían vestido dependiendo el color que habían decidido, cuando entraban en contacto los diferentes colores y la diferente ropa que usaban, los colores realizaban unas magnificas combinaciones armonizando todo el lugar, ya que los trapeicos que ese día estaba tristes y  habían elegido colores oscuros para realizar su vestuario se unían con los trapeicos que ese día estaban alegres y que se vestían con colores luminosos, de tal forma que la combinación de colores hacía que sus emociones se complementasen y que se creara una relación agradable entre ellos haciendo que las relaciones y la comunicación entre ellos siempre fuera la ideal. 


Los animales trapeicos también podían decidir su estado de ánimo y las relaciones que pretendían establecer ese día, podían elegir los dueños con los cuales aquel día pretendían pasear decidiendo el color del collar que ese día llevarían que eran elaborados por el Plato de comida que tenían colocado en el exterior de sus lindos hogares. El plato tenía un fondo muy profundo y que se introducía en el interior de la tierra de algodón que formaba el mundo de los trapeicos, cuando cada animal se acercaba hasta él y le solicitaba algo de alimento, el plato comenzaba a trabajar el interior de algodón utilizando unos largos muelles con los que batía el algodón formando la tela necesaria para crear el alimento de cada animal y para que éstos lo utilizaran según les convenía, tanto para formar la tela que configuraba su interior como para elaborarse collares de diferentes colores con los cuales hacer patente su estado de ánimo. Una vez que cada animal se había provisto de un respectivo collar y de un determinado tipo de tela, salía a pasear por el mundo de los trapeicos con la intención de hallar el amo más idóneo con el que combinar sus colores y convertir su paseo en un momento de ocio divertido y ameno. Los colores se buscaban mutuamente y las emociones que los regían ejercían una especial atracción, de tal forma que acababan encontrándose en alguno de los caminos del mundo de los trapeicos, combinaban sus emociones, compartían sus colores y una vez que la relación entre ellos era transformada se equilibraban volvían a sus respectivas casas a descansar hasta que al dia siguiente se elaboraban nuevos vestidos, nuevos interiores o nuevos collares con los cuales volver a compartir sus emociones y estados de ánimo. Las plantas trapeicas también compartían sus emociones elaborándose con la tela que fabricaba cada una de las regaderas que se encontraban en sus jardines bonitas flores de colores  con las cuales adornar sus cálices. Cuando amanecía cada nuevo día las flores solicitaban a sus regaderas que les proporcionara tela con la cual confeccionar sus flores , elegían un color y la regadera mediante una gran manguera que la conectaba al interior de la tierra de algodón tejía la tela  que cada planta le había solicitado para que las flores pudieran lucir una determinada emoción y poder compartir ese dia con algún animal o niño trapeico con el que combinar de manera adecuada sus colores y emociones hasta lograr equilibrar mutuamente sus interiores. De esta manera cada día los trapeicos se relacionaban con seres de su mundo diferentes, compartían sus emociones y equilibraban sus hogares y su mundo. Siempre aprendían cosas nuevas en sus relaciones y en sus contactos ya los colores con los que habían decidido vestirse ese día lograba hacer la función de atracción y de unión entre emociones dispares que querían volver a equilibrarse. Pero el travieso de Trepín siempre deseaba compartir ese día con su mejor amiga, la trapeico Trepana.

Trepana era una niña trapeica que poseía un largo cabello de color anaranjado, los bonitos botones que configuraban sus ojos eran de color azul y lucía siempre en su rostro una bella sonrisa. A Trepin le encantaba estar cerca de ella y comportir con ella sus sueños y sus juegos, por este motivo intentaba acudir a su hogar a inspeccionar a través de la ventana de su casita el armario de su amiga , con la intención de averiguar qué tipo de ropa usaría para ese día y el tipo de emoción con la cual se habían despertado ese día , de tal forma que al ver el color con el que ese día se vestiría, él podría seleccionar los colores contrarios para que las dos combinaciones de colores se encontraran por el camino y poder compartir juntos ese nuevo dia. De esta manera casi siempre Trepín y Trepana coincidían en sus caminos y en sus paseos, ya que Trepín se encargaba de que eso fuera posible vistiéndose con ropa de contrario color para que sus caminos siempre se encontrasen. Uno de los días en que se dirigió a la casa de Trepana con la intención de inspeccionar de su habitación y ver qué tipo de ropa usaría para ese día, se asomó por la ventana sigilosamente para comprobar si su amiga Trepeico había decidido la ropa que usaría para ese día y había hecho su solicitud a su armario Armino , cuando de repente fue sorprendido por Trepana que vio a través del reflejo de su ventana uno de los cabellos rosados de Trepin que revoloteaban entre las telas que conformaban su casita.
-Otra vez aquí- dijo Trepana asomándose a la ventana y sorprendiendo al niño trapeico oculto tras ella. No puede ser que cada dia vengas a inspeccionar la ropa con la cual pretendo salir a pasear- dijo Trepana malhumorada.
-Si continuamente vistes con colores contrarios a los míos siempre coincidiremos en el camino y nunca podrás vestirte libremente ya que estarás condicionado a mi manera de vestir y a las emociones que poseo cada día. Tienes que intentar respetar tus emociones y vestirte acorde con ellas, sino nunca conocerás a nuevos trapeicos ni podrás mejorar tus relaciones- dijo Trepana intentando hacer entender a Trepín las repercusiones de sus actos.
-Si…es cierto- dijo cabizbajo Trepin. Pero es que me gusta tanto compartir mis paseos contigo..contigo siempre disfruto y aprendo cosas nuevas, no necesito conocer a nuevos trapeicos si contigo siempre logro equilibrar mis emociones- continuó diciendo el muñeco trapeico
-Si…pero en verdad no te equilibras ya que solo decides los colores que utilizar dependiendo mi estado de ánimo y no del tuyo verdadero y sabes que es muy importante que  los trapeicos tengamos el interior del algodón que configura nuestros interiores equilibrado, ya que un desequilibrio extremo provocaría que perdiéramos nuestra respectiva forma hasta acabar formando parte de la tela que configura nuestras casitas o incluso transformarnos en algodón al cien por cien y pasar a formar parte del subsuelo de nuestro mundo- acabó por concretar Trepana
-Si sigues abandonando tus propias emociones a expensas de las mías puede que te transformes en algodón o en tela para crear nuestras casitas y entonces sí que ya no volveríamos a compartir nuestros paseos ni podríamos estar nunca más juntos- acabó por concretar la Trapeico ante la mirada atenta de Trepin que interiormente sabía que tenía razón pero se mostraba  reacio a seguir los buenos consejos de su amigo por temor a que pasaran muchos días sin poder pasear a su lado.
-Si…pero si no combino mis colores contigo durante muchos días el color con el que siempre decido vestirme son colores oscuros ya que me siento triste si no te veo- dijo el trapeico intentando hacer entender a su amiga sus propios sentimientos.
-Si…pero seguro que encuentras por el camino a algún otro trapeico que combine con tu estado de ánimo y con tus colores y de esta manera logras ir armonizando tu interior. Es necesario que lo hagas aunque eso implique estar varios días sin pasear juntos y que paseemos en compañía de otros trapeicos. Esa es nuestra función en este mundo y para ello disponemos de la libertad de decidir los colores que deseamos usar para cada día- dijo la pequeña trapeica cerrando la ventana de su casa
-Ahora vuelve a tu armario y vístete conforme a tu estado de ánimo- dijo Trepana despidiéndose de Trepin que quedó sumido en una total tristeza
-Bueno…hoy ya se con el color que me vestiré, oscuro, gris, blanco y marrón, ya que si no puedo compartir el día con Trepana mi diversión y mi alegría se evapora en cuestión de minutos- dijo Trepin regresando a su hogar
-No me queda más remedio que dirigirme de nuevo a mi armario…espero que los colores que elija Trepana hagan al combinación perfecta con los míos y podamos reencontrarnos por el camino…quizás eso sea posible…quizás hoy no está todo perdido- dijo Trepin regresando a su hogar.

Una vez que Trepin estuvo delante de su armario  Telon le mostró su interior y el armario automáticamente le elaboró la tela con la cual vestirse ese día, que para sorpresa de Trepin no fueron los colores grisáceos con los que pensaba elaborar su ropa sino colores verdosos ya que en su interior ese día todavía tenía esperanza de encontrarse por el camino con la bella Trepana. Así que esperanzado marchó colocándose la ropa elaborada por su armario, se colocó un lindo sombrero verde, una ligera camisa beige y unos pantalones de color amarillo limón y muy convencido se marchó siguiendo el camino que le llevaba la combinación de los colores que estaba usando para ese día. Muy despacito comenzó a recorrer su mundo, comenzó a admirar los bellos pájaros de tela que realizaban sus cantos subidos en las ramas donde tenían sus nidos, hasta que de repente se topó con el trapeico que sería su compañía para ese día.

 
-Hola- dijo una desesperanzada gata que vestía con colores ensombrecidos por un halo de tristeza y falta de fe. Soy la gata Belca y creo que hoy serás mi acompañante durante este día- dijo la gata mirando a Trepín con ojos sombríos.
-Hola..pues creo que si- dijo Trepin mirando como la combinación de los colores con los que vestía ejercían una fuerza especial de atracción con los colores del collar que lucía la gata.
-Creo que hoy compartiremos nuestro paseo- dijo Trepin aproximándose hacia ella.
-Bueno…quizás mañana si que me encuentre con Trepana, ahora es mejor disfrutar del paseo con esta bella gata- dijo esperanzado Trepin que comenzó a caminar al lado de la gata
-Y bien…dime ¿ por qué has decido vestir hoy con colores tan desalentadores?- dijo Trepin intentando relacionarse con la gata
-Pues verás…he oído rumores de que el mago del retal se dispone a invadir nuestro mundo de trapo- dijo sigilosamente la gata Belca.
-¿ El mago del retal?- dijo con sorpresa Trepin que nunca había oído hablar de tal mago
-Si…es el mago que vive en el castillo del retal que se encuentra en los márgenes de nuestro mundo , justo en la periferia que delimita nuestros hogares- dijo la gata señalando con una de sus patas el lugar donde se encontraba el mago.
-El mago ha construido su castillo usando la tela que ha ido arrebatando a cada Trapeico que ha dominado con sus malas artes- dijo la gata trapeica temerosa.
-Hace tiempo que el mago desistió de su empeñó de arrebatarnos parte de nuestro cuerpo de tela con la cual formar su castillo de retal, ya que los antiguos trepeicos le arrebataron sus tijeras de costura con las que acudía en busca de retales para configurar su castillo- dijo la gata ante la mirada atenta de Trepin que no daba crédito a lo que estaba escuchando.
-¿Un mago que usaba unas tijeras de costura con las cuales nos arrebataba parte de nuestra tela y parte de nuestros interiores de algodón?- dijo en tono asustado Trepin que nunca antes había oído hablar de ello
-Si…así es y fue durante mucho tiempo. El mago se acercaba sobrevolando nuestro mundo y lanzaba sobre nosotros sus tijeras mágicas la cual iba dirigiendo sobre alguno de nosotros con la intención de darnos caza. Cuando las tijeras se aproximaban a alguno de nosotros que nos encontrábamos tranquilamente dando un paseo, él pronunciaba unas palabras mágicas y hacia que la tijera costurera comenzara a agitarse y moverse sobre nosotros hasta que nos atrapaba en su interior. Una vez que estábamos encadenados a ellas, el mago descendí y seleccionaba una determinada parte de nosotros, aquella que decidía que le venía mejor para utilizar según su conveniencia y sin pensárselo dos veces nos recortaba llevándose consigo la tela de uno de nosotros con las que obtenía un nuevo retal con el cual configurar su castillo o su capa de mago. De esta forma los trapeicos permanecían temerosos y preocupados temiendo que el mago apareciera con la intención de arrebatarles parte de la tela con la que estaban elaborados- siguió explicando la gata
-¿  Y qué les ocurría a los pobres trapeicos a los cuales les arrebataba parte de su tela?- dijo Trepin imaginándose por momentos la situación
-Pues debían permanecer ocultos en el interior de sus casas hasta que pudieran recomponer su tela y su interior de algodón, ya que no tan solo les quitaban su configuración externa sino una parte de sí mismos que debían volver a recomponer a base de descanso y a base de una dura recuperación solicitando tela continuamente a sus respectivos armarios, platos o regaderas con las cuales poder volver a formar su interior robado- dijo la gata ante la mirada atenta del niño trapeico
-Y para ello necesitaba muchas tela y probar con numerosos tipos de ropa y de colores para poder formar con ellos su interior, para recomponerlo y dejarlo tal cual era…no era una labor fácil ya que el interior de cada uno de nosotros es diferente y tiene unas características especiales- dijo la gata ante la mirada asombrada de Trepin.
-Entonces debían permanecer durante mucho tiempo en sus casas sin salir, evitando relaciones y encuentros de tal forma que nuestro mundo se veía resentido por que sus interiores despedían una total desarmonía hasta verse recuperados por completo y poder volver a establecer nuevas combinaciones relacionándose nuevamente- dijo la gata intentando explicar con detalles lo que aconteció en aquella época.
-Y durante mucho tiempo los antiguos trapeicos temimos ver aparecer al mago del retal hasta que un día logramos unirnos y arrebatarle sus tijeras de costura que permanecen atadas en el interior de la cueva protectora telada- dijo la gata mostrándole donde se encontraba la cueva.
-Ves..en aquella cueva de allí se encuentran retenidas las tijeras de costura del mago , atadas firmemente y ancladas a nuestro subsuelo de algodón mediante largos hilos de lana que evitan que el mago pueda volver a recuperarlas mediante su magia. Ahora las tijeras nos obedecen a nosotros y cualquier intento que el mago ha realizado por querer apropiarse nuevamente de ellas ha sido en vano- dijo la gata mostrándole el interior de la cueva
-Los hilos de lana hacen que nos obedezcan a nosotros y de momento nunca se ha revelado ni el mago ha podido volver a hacer que cumpla sus ordenes- acabó por concretar la gata. Mientras se encuentre sujeta con nuestros hilos de lana estará bajo nuestro control- dijo la trapeica respirando tranquila
-Entonces…¿Si las tijeras ya no obedecen al mago del retal porque motivo estás preocupada?- dijo Trepin que no entendía la preocupación de la gata.
-Pues porque los rumores dicen que el mago ha creado otra manera de poder capturarlos y seguir utilizando nuestra tela para confeccionar con ellas sus retales. Ya no necesita usar sus tijera de costura…dicen que ha transformado su castillo de retal en un ….monstruo tejedor- dijo la gata en voz baja para no ser escuchada
-Un monstruo con el que pretende controlar nuestros paseos y nuestros movimientos , un monstruo con el que pretende que nosotros solicitemos a nuestros armarios, platos de comida o regaderas respectivas tela con la cual confeccionar su mundo de retal, ahora pretende obtener la tela forzándonos a que hagamos nuestras solicitudes y peticiones  a nuestros respectivos tejedores, que elaboraran las telas en función de los deseos del monstruo tejedor y no sobre nuestros deseos o emociones.- dijo la gata con voz temblorosa.
-El monstruo que ha elaborado está formado por los retales que obtuvo de nuestros antiguos Trapeicos y ha realizado una combinación tal de sus retales  que permite que de su interior formado por el algodón perteneciente a nuestro subsuelo  sobresalgan hilos de lana con el cual mediante las agujas que envuelven su cuerpo, coser sobre nosotros sus hilos y dominarnos con ellos- dijo la gata imaginándose por momentos el aspecto que tendría el monstruo.
-Un monstruo formado por retales  del que se desprenden largos hilos  y que se adorna con agujas de coser que serán capaces de unir nuestras superficies de tela con sus hilos, de tal forma que de esta manera controlará nuestros deseos , nuestras emociones y las telas con las que deseemos vestirnos- acabó de concretar la gata.
-De esta manera obtendrá fácilmente tela con la cual formar sus retales, podrá decidir por nosotros la tela que necesitará , el tipo y el color, creando el  mundo de retal para el mago ,elaborándole su nuevo castillo  y una nueva capa de mago- continuó diciendo la gata
-Pero entonces…si el monstruo del retal nos ata con sus hilos y domina con ellos nuestros interiores y nuestras emociones y no podemos decidir por nosotros mismos la manera de vestirnos, los colores a utilizar, las relaciones entre nosotros comenzaran a deteriorarse, nuestros interiores perderán equilibrio y armonía y nuestro  mundo se verá afectado por este motivo mientras estemos dominados por el monstruo del retal del mago- dijo Trepin dándose cuenta de las repercusiones que eso tendría para su mundo
-Si…dejaremos de relacionarnos debidamente, solo crearemos tela para sus retales, no podremos relacionarnos ni compartir nuestras emociones con los demás y nuestros interiores comenzaran a perder armonía…y si la situación se prolonga durante mucho tiempo…perderemos nuestras formas y nuestros interiores acabaran convertidos en algodón- dijo la gata desesperanzada
-Por este motivo…en cuanto oí las noticias mi interior comenzó a sentirse desesperanzado y triste temiendo que el mago en esta ocasión se saliera con la suya- dijo la gata tristemente
-Si..ahora entiendo lo que Trepana pretendía hacerme entender cuando me decía que era muy importante que dejará manifestar mis emociones, que decidiera por mi mismo la ropa y el color que debía usar , para que la combinación de mis colores compaginaran con las de otro trapeico y pudiéramos equilibrar nuestros interiores mutuamente-dijo Trepin imaginándose la situación.
-Si…pero si el mago lleva a cabo su plan pronto todo el mundo de los trapeicos acabará convertido en una gran bola de algodón- dijo la gata imaginándose las peores consecuencias.
-Pero tenemos que avisar al resto de los trapeicos de la situación  y evitar que el monstruo cumpla la función que pretende hacerle hacer el mago- dijo Trepin intentando pensar una alternativa
-Es necesario que todos los trapeicos estén informados, de esta manera nuestros interiores se equilibraran buscando nuestras combinaciones de colores más afines y juntos podremos hallar la solución más armonica y idónea posible- acabó por concretar Trepín.
-Vayamos enseguida a  informar a todos los trapeicos de los rumores que has oído y que comiencen a vestirse usando ropa acorde con las emociones que comenzaran a sentir, de esta manera nuestras relaciones comenzaran a originar posibilidades de actuación ante la situación del mago y de su monstruo- acabó por concretar Trepin mientras se dirigía hacia su hogar despidiéndose de la gata que ahora permanecía con el interior totalmente equilibrado.

 

Y en cuanto Trepin se marchó a su hogar  encendió la chimenea de tela que formaba parte de su casita de la cual comenzó a salir un humo de color rosado como el color de su cabello alertando al resto de trapeicos sobre la posibilidad de un posible ataque del monstruo tejedor y del mago del retal , Mediante señales provenientes del humo despedido a través de su chimenea, comenzó a emitir el mensaje que fue recibido por cada uno de los niños, plantas y animales que compartían su mundo, que comenzaron a pensar , a imaginar y a idear la manera de cómo podrían vencer al mago , modificando las emociones que albergaban en sus interiores.

Mientras el mago del retal se encontraba finalizando el diseño de su monstruo tejedor. Había formado al monstruo mediante alguno de los retales con los que había construido anteriormente su castillo, de su interior sobresalían hilos de algodón que se unían a su superficie de tela donde tenía instaladas largas agujas con las cuales poder coser con hilos a los trapeicos tan solo le quedaban por concretar alguno detalles más y el monstruo estaría definitivamente construido.

 
-Perfecto- dijo el mago del retal ensartando en uno de los hilos del monstruo otra de sus agujas cosedoras. Ahora ya dispones de cincuenta agujas sobre la superficie de tu cuerpo con las cuales podrás coser tus hilos sobre cada uno de los trapeicos que forman parte de ese odioso mundo de tela- dijo el mago en tono orgulloso
-Cuando todos los trapeicos estén atados a ti gracias a que  los unirás cosiéndolos con tus hilos y mediante tus agujas de coser, los podremos controlar de manera fácil, sometiéndolos a nuestra voluntad y haciendo que elaboren telas con las que crear nuestro mundo de retal- dijo emocionado el mago admirando la labor realizada
-Durante muchos años tuve con conformarme con vivir inmerso en este castillo de retales desgastados debido a que me arrebataron las tijeras con las cuales obtenía la tela  de cada uno de ellos, pero ahora que he construido a mi monstruo tejedor conseguiré renovar todo mi mundo de retal, mi castillo y me crearé una nueva capa de mago- dijo el mago admirando su reflejo
-Ahora tan solo me hará falta controlar todos tus hilos y los trapeicos obedecerán mis mandatos, sus queridos tejedores de tela les obedecerán siguiendo mis mandatos y crearán tela suficiente y variada con la cual construir mis retales. Nada ni nadie evitará que en esta ocasión lleve a cabo mis planes- acabó por concretar el mago ante la mirada del monstruo que esperaba pacientemente que el mago acabara con su labor.
-Si…pero tan solo me gustaría sugerirte algo- dijo el monstruo mirando las largas agujas de coser que adornaban su cuerpo
-Me gustaría saber en qué momento podré librarme de las agujas….en ocasiones me incomodan y dificultan mi movimiento- dijo el monstruo intentando hacer comprender al mago que el hecho de llevar consigo esa gran cantidad de agujas le suponía una cierta incomodidad.
-No temas querido monstruo- dijo el mago intentando calmarlo. En cuanto insertes tus hilos a cada uno de los trapeicos podrás liberarte de ellas, tan solo las necesitas para coserlos a tu superficie , después podrás moverte ágilmente guiado por mi y por mis deseos, que serán también los tuyos y los de esos muñecos de tela- acabó por concretar el mago
-Bueno…espero entonces cumplir cuanto antes mi función para poder liberarme de ellas- dijo el monstruo esperanzado intentando que el mago acabara rápidamente su elaboración.
-Si…en cuanto tenga a todos los trapeicos sometidos y atados a ti, mis mandatos serán obedecidos y lograré disponer de mucha tela con la cual reconstruir mi mundo- dijo en estado meditativo el mago
-Una vez que consiga mis propósitos ya veré que hacer contigo- dijo el mago pensando en que una vez que el monstruo cumpliera su función podría aprovechar también los retales con los cuales estaba fabricado para transformarlo en cualquier otra cosa que le fuera necesaria.  
-Si…seguramente me desharé de él ya que puedo reutilizar sus retales, he tenido que utilizar mucho de los retales que configuraban mi castillo para elaborarlo…y una vez que cumpla mi cometido y el monstruo realice su función no necesitaré más de su ayuda- dijo el mago pensando hacia su interior.
-Bueno monstruo, en cuanto acabe de colocarte esta nueva aguja estarás listo para partir hacia el mundo de los trapeicos y poder empezar a coser tus hilos sobre ellos- dijo el mago intentando que el monstruo se sintiera feliz realizando sus ordenes
-Después te liberaré de todas las agujas y serás un monstruo con libertad de movimientos guiado por tus emociones y sentimientos que serán también las mías- acabó por concretar el mago ante la mirada de aprobación del monstruo que estaba deseando adentrarse en el mundo de los trapeicos y cumplir cuanto antes su función sin saber que los trapeicos se encontraban estableciendo conexiones y relaciones con la intención de provocar entre ellos alternativas para enfrentarse al monstruo y al mago del retal.

Los trapeicos  comenzaron a vestirse con ropa acorde a la situación, a sus deseos   emociones de tal forma que se iban uniendo en el camino, establecían conversaciones e  iban surgiendo alternativas para luchar contra el monstruo. Trepin se había vestido aquel día con colores rojizos, ya que se encontraba animado y convencido de que juntos podrían hallar la solución para vencer al mago. Muy dispuesto salió de su casita y se marchó en dirección al camino que le marcaba la combinación de sus colores hasta que se topó con una trapeica que vestía con colores antagónicos, presa de miedo y de dudas con respecto si lograrían encontrar una alternativa para vencer al monstruo. La trapeica era el hipopótamo Tama.

 
-Buenos días- dijo la hipopótamo Tama. Hoy es un extraño y tenebroso dia. Mi corazón teme que pronto me vea convertida en una bola de algodón sin forma si no logramos vencer al mago- dijo el hipopótamo aproximándose hacia Trepin
-Pero no temas amiga- dijo muy convencido Trepin. Confío en que lograremos desmontar los planes del mago del retal, si nuestros antiguos trapeicos lograron vencerlo en una ocasión logrando capturar sus tijeras, en esta ocasión lograremos capturar a su monstruo- dijo Trepin con pleno convencimiento
-¿Unas tijeras?- dijo la hipopótamo Tama. Si las tijeras que se encuentran en aquella cueva de allí- dijo mostrándole el camino en dirección a la cueva
-No sabía que en aquella cueva existieran tales tijeras- dijo Tama escuchando atentamente a Trepin
-Si …eran las antiguas tijeras que utilizaba el mago con las cuales obtenía los retales para confeccionar su castillo utilizando las telas de nuestros interiores- dijo Trepin explicándole los hechos tal y como la gata le había explicado.
-Entonces… ¿las tijeras ya no pertenecen al mago?- dijo la hipopótamo intentando comprender
-Así es..ahora nos obedecen a nosotros- dijo sigilosamente  Trepin, Estan ancladas a nuestro subsuelo de algodón y controladas por nuestras lanas- dijo emocionado Trepin
-Entonces…¿ Podemos usarlas con libertad? ¿ Podemos utilizarlas en contra del propio ser que anteriormente las utilizó para hacernos daño?- dijo la hipopótamo convencido
-Pues….claro- dijo Trepin pensativo. Podríamos utilizarlas contra el monstruo tejedor y con ellas liberarnos de los hilos con los cuales el mago pretende atarnos – dijo Trepin cuando de repente tras expresar estas últimas palabras se dio cuenta que habían encontrado una posible manera de enfrentarse con el monstruo  del mago.
-¡Claro!!- dijo emocionado Trepin. Lo había olvidado, disponemos de las tijeras mágicas…Anteriormente sirvieron para recortarnos pero ahora pueden servir para liberarnos de los hilos con los que el mago pretende controlarnos- dijo emocionado Trepin.
-Si….juntos hemos encontrado una posible alternativa. Tenemos que partir en seguida en informar al resto de trapeicos de lo que hemos descubierto, tenemos que encontrar la manera de crear juntos un plan de ataque cuando el monstruo se presente en nuestro mundo. Debemos estudiar cómo podemos utilizar las tijeras mágicas- dijo la hipopótamo convencida

Y en cuanto finalizó su paseo Trepin y la hipopótamo se despidieron y se marcharon a sus respectivas casas con la intención de volver a lanzar sus señales de humo para que el resto de los trapeicos estuvieran nuevamente informados acerca de las ultimas noticias.  Mientras el mago del retal se dirigía hacia el mundo de los muñecos de tela guiando a su monstruo que permanecía lleno de ilusiones y de esperanza esperando que pronto su creador le liberara de todas las agujas que había depositado sobre él sin saber las verdaderas intenciones de su amo.

Los trapeicos habían recibido las noticias sobre la alternativa planteada por Trepin y el hipopótamo cuando comenzaron a solicitar nuevos trajes y nuevos colores a sus respectivos tejedores con los cuales vestirse ese nuevo día y volver a compartir emociones y relaciones. Trepin aquel día se vistió con colores azulados ya que tenía numerosas formas en sus pensamientos de cómo podían utilizar las tijeras sobre el monstruo cuando se acercaran hasta ellos. Y muy animado partió nuevamente a realizar el recorrido esperando encontrarse con otro trapeico con el cual compartir sus pensamientos cuando de repente sus pasos le guiaron hacia su amiga Trepana que mostraba colores amarillos pálidos y grisáceos.

 
-¡Trepana!!- dijo en tono animado Trepin al ver nuevamente a su amiga. Te he echado de menos- dijo aproximándose hacia ella Y en esta ocasión no he hecho trampas… me he vestido siguiendo las emociones de mi interior y nuestros pasos nos han llevado a compartir este nuevo día y este nuevo paseo- dijo el trapeico emocionado

-Así es Trepin- dijo cabizbaja la trapeico. Pero dudo que hoy mi compañía sea muy grata- dijo la pequeña sollozando
- No se me ocurre nada para vencer al mago y a su monstruo, no entiendo cómo podemos utilizar las antiguas tijeras para liberarnos si nos ata a todos entre los hilos de su monstruo, si consigue atarnos y someternos a su voluntad  y a sus hilos no podremos utilizar las tijeras porque ya no controlaremos nuestras emociones ni pensamientos que serán guiados por su monstruo- dijo la pequeña en estado alarmado

- Si nos domina con su hilos, las tijeras volverán a hacerle caso a él, el volverá a cernir su poder sobre ellas- dijo Trepana tristemente
- ¡¡Es cierto!!- dijo Trepin que no había contemplado esa posibilidad. Si estamos sometidos y controlados por sus hilos las tijeras no nos obedecerán, ya que solamente estaremos guiados por sus mandatos- dijo Trepin que comenzaba a pensar la manera de cómo poder utilizar las  tijeras si se encontraban a atados al monstruo, pero antes de que pudiera concretar sus pensamientos el mago del retal hizo su aparición sobre el mundo de los trapeicos lanzando sobre ellos las agujas con los hilos ensartados dipuestos a coserlos a su monstruo del retal.

.-Nos vemos de nuevo- dijo el mago del retal sobrevolando el cielo de los trapeicos guiando consigo a su gran monstruo
-Pero esta vez vengo debidamente preparado y dispuesto a no dejarme vencer por nada ni nadie…Ahora vengo acompañado por este gran monstruo que coserá sus hilos sobre vosotros y dominará para siempre vuestras emociones guiado por mis mandatos. Estaréis sometidos a mi y a mi poder, solicitareis a vuestros tejedores tela para confeccionar mi mundo de retal siguiendo mis intereses y nadie podrá evitarlo. Recuperaré mi lugar en el mundo del retal , mi prestigio y las tijeras que me arrebatasteis que todavía me pertenecen- dijo el mago lanzando sobre ellos los hilos y las agujas del monstruo
-Ahora monstruo cumple la función para la cual fuiste creado y cose tus hilos sobre cada uno de los cincuenta trapeicos que forman parte de este mundo.
-Si….- dijo esperanzado el monstruo obedeciendo las órdenes de su amo.

Y dicho esto el monstruo comenzó a despedir sus hilos y sus agujas por todo el mundo de los trapeicos, cosiendo cada uno de ellos con sus hilos a su superficie. Por mucho que los trapeicos intentaron huir de sus hilos y de sus agujas no consiguieron  librarse de su poder y fueron atados al monstruo que seguía cosiendo sus cuerpos mediante las agujas con las que le mago le había creado. Los trapeicos intentaban correr desesperados en busca de las tijeras antes de ser totalmente apresados pero los hilos del monstruo discurrían muy velozmente por su mundo y los trapeicos no llegaron a alcanzar las tijeras antes de ser atados al monstruo.
-Vamos , rápido- dijo Trepin viendo como una de las agujas y de los hilos del monstruo se abalanzaban sobre la pequeña Trepana. Rápido, corre más deprisa, el monstruo y el mago no han sorprendido antes de que tuviéramos resuelto nuestro plan de acción pero todavía estamos a tiempo de encontrar una solución y vencer a su monstruo- dijo Trepin esperanzado
-No creo…mira sus hilos se encuentran cerca de nosotros…sus agujas son rápidas y afiladas…ay!!- dijo Trepana que fue alcanzada por una de las agujas del monstruo. No puedo continuar corriendo..algo me atrapa y me guía..Socorro!!- dijo Trepana a la que el monstruo había logrado coser con una de sus agujas
-¡Oh no!- dijo alarmado Trepin..el monstruo ha atrapado a la pequeña Trepana…pero un momento- dijo el trapeico contando las agujas que el monstruo llevaba instaladas
-Si cuento bien el monstruo tan solo dispone de cincuenta hilos y de cincuenta agujas y nosotros somos cincuenta y uno- recordando el nuevo huevo que su amiga la gallina Nina había puesto
-Somos cincuenta y uno…el mago no ha realizado bien sus cuentas y uno de nosotros permanecerá en libertad sin que él lo sepa ya que piensa que solamente somos cincuenta- dijo emocionado Trepin hallando una posible solución al problema
-Uno de nosotros quedará libre para poder enfrentarse al mago, quizás si me escondo en el interior de nuestro subsuelo pueda ocultarme del monstruo y que ninguno de sus hilo me atrapen, de esta manera en cuanto el monstruo abandone nuestro mundo pueda pensar en la manera de liberarnos de él y desatar al resto de los trapeicos- dijo esperanzado Trepin introduciéndose en el interior del subsuelo de algodón que conformaba su mundo
-Aquí dentro no me encontrará…y una vez que tenga atados a mis compañeros los intentaré liberar desatando sus hilos- dijo Trepin mientras se ocultaba en el interior del subsuelo

Y dicho esto Trepin se introdujo en el interior del subsuelo mientras que el monstruo iba apresando a cada uno de sus compañeros atándolos firmemente con sus hilos utilizando cada una de sus agujas. Una vez que el monstruo guiado por el mago tuvo a todos los trapeicos atados, regresó a su castillo con la intención de guiar desde allí al monstruo que circulaba por el mundo de los seres de trapo obedeciendo las ordenes del mago. En cuanto el mago del retal regresó hacia su mundo del retal ordenó al monstruo que liberará sus antiguas tijeras que en cuanto se vieron liberadas por las ataduras que la anclaban al mundo de los trapeicos regresó al castillo del mago que las recibió emocionado viendo que pronto todos sus planes se verían concluidos.

Mientras que el pequeño Trepin salía de su escondite totalmente desanimado viendo que los hilos del monstruo se encontraban dominando cada uno de los rincones de su mundo y controlaban las emociones de todos los trapeicos a los cuales tenía sometido. Los trapeicos atados a sus hilos recorrían cada una de sus casas obedeciendo los mandatos del mago, acudían a sus respectivos tejedores y les solicitaban la tela del color y la forma que el mago requería para la construcción de su castillo y de su mundo del retal .Los tejedores iban realizando los mandatos y las telas sin poder negarse a ello, ya que eran los deseos de los trapeicos que están totalmente dominados por el mago y por los hilos del monstruo. Poco a poco los tejedores fueron creando las telas para los retales del mago y los trapeicos dejaron de relacionarse entre ellos, de vestirse con sus ropas de colores y dejaron de poder expresar sus emociones. Trepin pensó que debía actuar rápido antes de que sus amigos comenzaran a deteriorarse. Decidió acudir al castillo del mago e intentar averiguar las intenciones finales del mago y buscar alguna manera de intentar demostrarle al mago que si no dejaba pronto en libertad a sus trapeicos acabarían convertidos en algodón y tampoco  él podría seguir utilizando sus telas para confeccionar sus retales. Así que con estos pensamientos acudió al castillo dejando a sus amigos atados a los hilos del monstruo que sin descanso iban solicitando telas a sus tejedores siguiendo las ordenes del mago. Trepin se dirigió apresuradamente en dirección  al castillo de retal del mago y muy cuidadosamente se introdujo en su interior intentando explicar al mago que si continuaba sin dejar que los trapecios se relacionaran entre si el mundo de tela acabaría convertido en una gran bola de algodón. Sin perder más tiempo se armó de valor y se dirigió  a la sala donde se encontraba el mago celebrando su reencuentro con sus queridas tijeras.
-Por fin volvemos a estar juntos- dijo el mago del retal abrazando a sus enormes tijeras
-Y pronto volveremos a realizar nuestra antigua misión juntos- dijo el mago emocionado
-En cuanto el monstruo  cumpla su función y obtenga tela suficiente con la que crear mi mundo de retal , mi nuevo castillo y mi capa de mago, dejará de serme útil y liberaré a los trapeicos nuevamente para que sean libres de decidir de nuevo sus colores y sus vestidos- dijo el mago ante la mirada atenta de Trepin que escuchaba atentamente sus palabras
-Tan solo necesito unas cuantas telas más para reconstruir mi castillo que en cuanto esté totalmente reformado y haya formado con ellas mi capa de mago dejaré el libertad a esos seres de tela antes de que acaben convertidos en algodón por falta de relación No me interesa que el mundo de tela desaparezca ya que si no no tendré retales con los cuales abastecerme. Ellos volverán a decidir sus colores, volverán a relacionarse y volverán a decidir pero yo me encargaré de volver a conseguir retales aplicando sobre ellos tu poder unido al mio queridas tijeras. Volveremos a instalar miedo sobre los trapeicos y volveremos a acecharles recortando parte de sus cuerpos y de sus interiores con los cuales volveremos a obtener nuestros retales- dijo el mago ante la mirada de aprobación de sus tijeras de costura
-El monstruo ya no me será útil y volveré a descomponer sus retales los cuales utilizaré para construir otros objetos que adornen mi mundo del retal- dijo el mago sonriendo
-Un plan perfecto, ¿Verdad?- dijo emocionado el mago
-Pues el inocente del monstruo piensa que lo liberaré de sus agujas y que podrá circular libremente por mi castillo pero en cuanto cumpla su función, tu y yo nos encargaremos de recortarlo en mil pedazos y usar sus retales a nuestra conveniencia- dijo el mago sin saber que sus palabras estaban siendo escuchadas por Trepin.
-¡Oh no!- dijo Trepin. El mago sabe toda nuestra historia, conoce las repercusiones de tener controladas nuestras emociones, sabe que nuestro mundo acabará convertido en algodón si no nos relacionamos y pretende liberarnos para después volver a aplicar sobre nosotros las tijeras. De esta manera seremos libres pero viviremos con miedo- dijo Trepin suspirando.
-Y pretende hacerle esa fechoría al monstruo después de que haya obtenido sus fines…..y el monstruo  no sabe nada acerca de sus perversos planes ahora que ha conseguido recuperar sus tijeras…entonces…quizás tenga otra alternativa…quizás si logro convencer al monstruo de la maldad del mago logre hacer que libere a mis amigos y todos juntos podamos encontrar una nueva solución al problema- dijo Trepin marchándose apresuradamente de allí con la intención de explicarle al monstruo lo que había descubierto.

 

Y en cuanto Trepin abandonó el castillo se dirigió apresuradamente hacia su mundo con la intención de hablar con el monstruo y explicarle lo que el mago pretendía hacer con él una vez que hubiera obtenido los retales para su castillo. Muy sigilosamente se acercó hasta el monstruo dispuesto a hablar con él. Le monstruo en cuanto lo vio en libertad comenzó a mover sus hilos buscando aquel hilo y aguja suelta que le permitiera coser a Trepim, pero Trepin se abalanzó sobre él antes de que el monstruo pudiera alertar al mago.
-Un momento- dijo Trepin saltando sobre la nariz del monstruo. No puedes coserme a ti porque te falta una aguja y un hilo con el cual coserme. El mago del retal olvidó que éramos cincuenta y uno. Te construyó olvidándose de proveerte una aguja y de un hilo extra- dijo Trepin ante la mirada sorprendida del monstruo
-No pasa nada, ahora mismo le avisaré y creará un nuevo hilo sobre mi , dispondré de una aguja más  y te coseré de tal forma que no puedas liberarte- dijo el monstruo intentando avisar al mago tirando de uno de sus hilos
-¡No hagas eso!!- dijo Trepin. Si cumples tu función el mago acabará eliminándote ya que una vez que obtenga de ti lo que necesita te convertirá en retales ya que ahora vuelve a disponer de sus antiguas tijeras y volverá a realizar su antigua misión- dijo Trepin intentando que el monstruo recapacitara
-En cuanto tenga suficiente tela con la cual volver a reformar su castillo, el mago se deshará de ti…no pretende liberarte sino eliminarte- dijo Trepin ante la mirada triste del monstruo
-Pero el mago me prometió que una vez que cumpliera mi función me liberaría de las agujas y de mis hilos y seria un monstruo del retal libre- dijo el monstruo cabizbajo
-No pretende liberarte, tan solo te utilizará para elaborar sus fines- dijo Trepin ante la mirada de tristeza del monstruo
-¿Y como se que dices la verdad?- dijo el monstruo
-Porque se lo he oído decir cuando fui a su castillo a solicitarle que dejaran en libertad a mis amigos, lo oí hablando con sus tijeras….y para que veas que si que es cierto..estoy dispuesto a liberarte de cada una de tus agujas si  dejas en libertad a los trapeicos- dijo Trepin que comenzó a soltar cada una de las agujas en las que el monstruo tenía insertados sus hilos.
-Para que veas que mis intenciones son buenas te libero de todas  las agujas, ahora tan solo hace falta que tu decidas si quieres ayudarnos a liberarnos para siempre del mago y de sus tijeras- dijo Trepina ante la mirada de liberación del monstruo al verse desprovisto de sus agujas
-Oh…por fin estoy libre del peso de esas agujas…ahora puedo moverme con más libertad- dijo el monstruo emocionado
-Tienes que creer mis palabras, el mago te eliminará en cuanto obtenga lo que quiere sin embargo juntos podemos encontrar una solución para lograr vencerlos- dijo Trepin esperanzado.
-Puede que tengas razón – dijo el monstruo recordando que siempre pensó que su creador no tenía un buen corazón
-Siempre supe que el mago del retal no era un mago noble a pesar de que me creó con total devoción, pero me construyó  con un fin malvado , para que cumpliera una perversa misión y eso se hizo patente en cada una de sus costuras y en cada uno de los hilos con los cuales unió cada pedazo de retal que configuraba mi cuerpo- dijo el monstruo recordando cómo había sido elaborado.
-Pero no esperaba que su maldad llegara a tanto, no esperaba verme destruido entres sus manos y haciendo uso de sus antiguas tijeras- dijo el monstruo tristemente
-Pero no llores…no te preocupes…si nos ayudas liberaremos tus hilos y podrás vivir con nosotros en nuestro mundo… te convertirás en nuestro guarda del retal- dijo emocionado Trepin viendo que podían encontrar una solución al problema
-Si…de verdad…¿ Podria convivir aquí con vosotros?- dijo el monstruo emocionado
-Si…pero para ello debemos pensar en  cómo librarnos de él- dijo Trepin intentando pensar
-Se me ocurre algo- dijo el monstruo convencido. Liberaré a todos los Trapeicos que se encuentran ahora atados y  haremos uso de las agujas que tan cruelmente dispuso sobre mi el mago- dijo el monstruo observando las cincuenta agujas.
-Realizaremos lo siguiente. Una vez que los trapeicos queden libres de mis hilos cada uno de ellos recogerá una de estas agujas que insertaran sobre el mago del retal , lánzalas sobre él y sobre un gran tapiz de tela que confeccionareis usando vuestras telas. De tal forma que en cuanto el mago se aproxime y se sitúe en la zona donde depositaremos el tapiz y vosotros lancéis las agujas sobre, el quede enganchado a este tapiz de tela del cual no podrá liberarse. Una vez que se encuentre encastado a él aprovechare cada uno de mis cincuenta hilos para coserlo al tapiz como si de un gran retal se tratara  del cual no podrá verse liberado jamás- acabó por concretar el monstruo
-¿ y cómo haremos que el mago acuda de nuevo a nuestro mundo y podamos coserlo al tapiz?- dijo Trepin emocionado
-Pues le informaré que uno de vosotros está libre ya que falta un hilo para coser sobre él, de tal forma que el mago se verá obligado a comprobarlo por si mismo acudiendo a vuestro mundo de tela, momento que aprovecharemos para lanzarle las agujas ya que los trapeicos estarán esperando su llegada preparados para ensartarlo en el tapiz de tela que colocaremos en el centro de nuestro mundo. Acto seguido yo coseré cada uno de sus retales al tapiz mediante mis cincuenta hilos liberándome para siempre de ellos que quedarán formando parte de tapiz donde el mago quedará cosido para siempre. De esta forma me libraré de los hilos y nos libraremos para siempre del mago- acabó por concretar el monstruo
-Y después nos libraremos de la tijeras ya que reservaré un hilo para atarlas y retenerlas en el interior de la cueva donde se encontraba la cual tendré el gusto de custodiar- dijo emocionado el monstruo que empezó a desatar de cada uno de sus hilos a los cincuenta trapeicos que comenzaron a recuperar sus emociones y sus voluntades.
-¿ Que ha ocurrido?- dijeron emocionados los trapeicos. Estamos de nuevo libres….el monstruo que nos ató nos ha liberado- dijeron saltando de júbilo viendo como de nuevo sus interiores habían recuperado sus sentimiento y emociones-
-Trepin, Trepin nos ha liberado- dijo Trepana abrazando a su amigo
-Bueno todo ha sido gracias a la bondad del monstruo del retal ya que se ha dado cuenta de que su creador pretendía liberarse de él en cuanto hubiera cumplido su función- dijo Trepin mostrándoles al monstruo
-Y ahora nos ayudará a atrapar al mago ….gracias a las cincuenta agujas de las cuales disponemos. Tenemos que crear un gran tapiz de tela en el cual coseremos al mago de retal en cuanto se aproxime a ver lo que ha ocurrido en nuestro mundo….en cuanto lo veamos aparecer lanzaremos sobre el las cincuenta agujas para engancharlo con ellas al tapiz de tela, posteriormente el monstruo se encargará de coserlo a él utilizando los hilos que lo conforman y que lo someten a él – acabó por concretar Trepin.
-Debemos estar dispuestos para recibirlo. Después el monstruo se encargara de volver a capturar a las tijeras anclándolas nuevamente a nuestro subsuelo y reservando nuevamente un lugar para ellas en la cueva donde nunca debió salir- dijo Trepin ante la mirada atenta del resto de trapeicos que escuchaban sus palabras
-Ahora manos a la obra, mientras nosotros elaboramos el tapiz, el monstruo dará aviso al mago del retal para que acuda a comprobar que faltaba un hilo con el cual atar al trapeico numero cincuenta y uno , momento que aprovecharemos para lanzarle las agujas- acabó por concretar Trepin
-De acuerdo- dijeron los trapeicos emocionados. En esta ocasión nos liberaremos del mago para siempre y su tapiz adornará nuestro mundo de tela para siempre- acabaron por concretar los trapeicos

Y en cuanto pusieron en orden sus ideas, comenzaron a elaborar el tapiz con el cual poder coser en su interior al malvado mago, mientras que el monstruo lo avisó para que en cuanto pudiera acudiera al mundo de los trapeicos para comprobar que uno de los trapeicos se encontraba suelto. En cuanto el mago recibió el mensaje del monstruo no dudó en acudir hacia allí para comprobarlo con sus propios ojos. Cuando el mago llegó hasta el centro del mundo de trapo y se dispuso a acudir en busca del monstruo, los pequeños trapeicos lanzaron sobre él las cincuenta agujas encastándolo en el tapiz que habían elaborado ante la mirada de sorpresa del mago que no entendía lo que estaba ocurriendo

 
-¿Pero que ocurre aquí?- dijo el mago viendo como las agujas se abalanzaba sobre él
-Hemos descubierto tus planes y tus deseos de eliminarme después de cumplir mi función, los trapeicos me hicieron ver la realidad en la que me encontraba y nos hemos adelantado a tus pretensiones….no lograrás convertirme de nuevo en miles de retales con los cuales crear un nuevo castillo- dijo el monstruo lanzando sobre el los cincuenta hilos.
-Y ahora estos hilos te atarán por siempre a este gran tapiz, del cual no podrás liberarte jamás, formaras parte de su superficie y de su fondo, formarás con el una gran silueta de tapiz que podremos admirar cada día y de la cual no podrás volver a resurgir- dijo el monstruo que rápidamente se liberó de los cuarenta nueve hilos que formaban parte de él cosiendo los retales de los que estaba formado el mago al tapiz utilizando las agujas y los hilos que anteriormente había usado para atacar a los trapeicos
-Un momento- dijo el mago intentándose liberar del tapiz. Soy tu creador, no puedes hacerme esto…tienes que liberarme de aquí….yo te construí, no es cierto que pretendiera eliminarte…ibas a ser libre a mi lado y al lado de mis tijeras de costura- dijo el mago viendo como el monstruo no dudaba en coser su silueta al gran tapiz.
-No lograrás convencerme, poseyendo nuevamente tus tijeras no necesitabas mi ayuda- acabó por concretar el monstruo. Y tu egoísmo te llevaba a pretender usar también mis retales para construir más objetos para tu castillo- dijo el monstruo mientras finalizaba su labor de costura
-Ahora tu silueta y tu imagen permanecerá siempre unida a este tapiz- dijo el monstruo finalizando el ultimo remiendo
-Y este hilo está reservado para anclar tus tijeras de nuevo al mundo de los trapeicos-dijo el monstruo que sin perder más tiempo se dirigió hacia el castillo del mago atando con el ultimo hilo a las tijeras de costura del mago que quedaron fijadas para siempre en el interior del subsuelo.
-Por fin- dijeron emocionados los trapeicos. Por fin nos hemos liberado del mago y sus tijeras vuelven a estar bajo nuestro control Ahora no tendremos nada que temer y el monstruo de retal será un monstruo libre, sin agujas , sin costuras y sin hilos que bloqueaban sus movimientos. –dijo Trepin saltando de jubilo
-Si…ahora me siento libre, puedo moverme con facilidad ninguna costura ata mi interior, ninguna pesada aguja controla mis movimientos…ahora soy un monstruo feliz- dijo el monstruo del retal emocionado
-Si…y creo que dispones de un bello castillo en el cual poder vivir si tu lo deseas ya que te ayudaremos a  reconstruirlo, pero esta vez no estará formado por retales sino por telas de hermosos colores que dispondremos según tus emociones, tus preferencias y deseos –dijo Trepin con pleno convencimiento
-En serio…haréis eso por mi- dijo emocionado el monstruo del retal imaginándose un bello lugar para vivir sin costuras ni hilos ni hilvanados que controlaran su interior.
-Si…crearemos el castillo que tu desees y podrás venir a solicitar nuevas telas y nuevos colores para revestir su fachada que nuestros tejedores te proveerán , tan solo tendrás que pedírnoslo- dijo emocionado Trepin cuando de repente del interior del subsuelo del mundo de los trapeicos se elevó un gran cofre de tela formado por diez bolas de algodón dando origen al nuevo tejedor del monstruo del retal.
-Mirad- dijo Trepin emocionado. Nuestro subsuelo ha creado un nuevo tejedor…..es un gran cofre para el monstruo del retal- dijeron emocionados los trapeicos viendo como el cofre se presentaba ante el monstruo
-Hola- dijo el cofre presentándose ante el monstruo Mi nombre es Cofreno y  a partir de este momento estoy bajo las ordenes del monstruo del retal- dijo el cofre ante la mirada de sorpresa del monstruo del retal que sorprendido comenzó a dar saltos de alegría recorriendo el mundo de los trapeicos
-Pero antes de poder iniciar y proveerte de la tela con la cual confeccionar tus vestidos para que puedas decidir los colores con los que quieres iniciar un nuevo dia como el resto de los trapeicos , tengo que modificar algo tu estructura y dotarte de un nuevo interior para que puedas formar parte del mundo de los trapeicos y dejes de ser un monstruo del retal- dijo el cofre ofreciéndole sus servicios al monstruo que permanecía escuchando atentamente sus palabras.
-Una nueva apariencia…un nuevo interior…¿dejaré de tener costuras en mi interior, podre lucir mi cuerpo formado por tan solo un tipo de tela y constituido por un solo color como el resto de los trapeicos?- dijo emocionado el monstruo del retal
-Así es .. tan solo si tu deseas que asi sea- dijo el cofre tejedor mostrándole el algodón y las telas con las cuales confeccionar al monstruo del retal
-Puedes decidir color de pelo, color de ojos y color de cuerpo como el resto de los trapeicos….y una vez que seas un monstruo trapeico podrás decidir ropa , colores y solicitarme telas con las que confeccionar tus vestidos siempre que lo desees- dijo el cofre accionando cada una de las herramientas que poseía en su interior
-Esplendido- dijeron emocionados los trapeicos. El monstruo será transformado en un monstruo trapeico de verdad, no tan solo será libre sino que dispondrá de un cuerpo de tela única como nosotros, tendrá un interior característico y podremos establecer relaciones  y compartir nuestros paseos con él- dijo Trepin ante la mirada ilusionada del resto de trapeicos.

 

Y una vez que el cofre comenzó a elaborar el interior y el aspecto externo para el monstruo del retal, este decidió trasladar su castillo al interior del mundo de los seres de trapo para poder disfrutar juntos de su nueva vida a su lado y todos juntos celebraron unidos el nuevo acontecimiento y le pensaron en un bonito nombre con el cual denominarle ya que ahora dejaría de ser un monstruo del retal. Juntos pensaron en el nombre más apropiado para él ahora que ya no tenía costuras ni hilvanados en su interior , el monstruo del retal a partir de ese momento comenzó a llamarse Sincusto el monstruo.

Y así fue como el mago del retal y sus tijeras fueron capturados por los trapeicos y Sincusto que a partir de aquel momento disfrutó de su libertad y de las relaciones que mantenía mostrando sus emociones y  sus sentimientos a través de los colores con los que decidía su vestido , aprendiendo los unos de los otros y demostrando con ello que cada color tiene un verdadero sentimiento y que el secreto se encuentra en la combinación de todos ellos.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado

Los  wikicuentos multiculturales

Monica Zambrano