La calabaza de Halloween Caw



La calabaza de Halloween Caw. 
Cancion de Caw













Erase una vez, hace mucho tiempo vivía, en el mundo de  los monstruos de Halloween, una terrorífica calabaza llamada Caw. Caw era una de  las calabazas más feas y pavorosas de las que allí habitaban. Sus grandes ojos y su enorme mandíbula, su aspecto lleno de arrugas y con diversas verrugas adornando su piel de calabaza le hacían disponer del rostro horrible que cualquier monstruo de Halloween debia tener, sin embargo , pese a disponer de un aspecto adecuado para cumplir su fin terrorífico, la pequeña calabaza no lograba destacar entre los famosos monstruos de Halloween que allí vivían y seguía siendo una triste calabaza relegada a permanecer  entre los últimos puestos de la lista de monstruos atroces ya que no era capaz de poder sobresalir entre los monstruos mas famosos y más conocidos de allí como eran el conde drácula Lacu, el zombi Zam o incluso el mismo frankenstein Fraco. Los monstruos de Halloween basaban su fama y su prestigio en función de su posición en la lista de clasificación dl terror. En esta lista se hallaban todos los monstruos de halloween , se encontraban sus nombres y sus características, en ella se mostraba el puesto que cada uno ocupaba que se encontraba en función del grado de atención que los niños les prestaban cada año durante las fiestas en que estos celebraban Halloween.

 Los puestos iban en función del interés que los niños mostraban en querer disfrazarse y ser como alguno de ellos, iban en virtud de si los niños deseaban aquel año representarse llevando puesto algún disfraz representativo de aquel monstruo en cuestión. Si aquel año los niños deseaban parecerse al vampiro Vampero  y adquirían utensilios o algún disfraz con el cual poder representarse durante la fiesta de Halloween con él, el vampiro Vampero conseguía ascender en la lista clasificatoria unos cuantos puntos, dependiendo de la cantidad de niños que aquel año hubieran querido ser como él y utilizar su disfraz representativo. Silos niños aquel año deseaban parecerse al zombi Zam y adquirían prendas ensangrentadas y ojos de zombi con los cuales poder disfrazarse, el zombi Zam conseguía puntos con los cuales poder ir destacando en la lista clasificatoria del terror. Cuanto más puntos tuviera un monstruo , mas fama y más prestigio tenía en el mundo de Halloween y mas terror conseguía acumular con el cual poder fabricar películas de miedo  con las cuales su fama iba en aumento en Halloween. Cuantos más niños desearan disfrazarse de un monstruo en cuestión, este recibía mas puntos y  más prestigio como monstruo en Halloween. Por ello los monstruos se dedicaban durante  un año entero a perfeccionar su imagen de monstruo, intentaban mejorar su aspecto terrorífico enseñando posiciones y muecas atroces con las cuales despertar el interés de los niños. Intentaban que sus ropas estuvieran siempre acorde con el miedo que pretendían ofrecer usando prendas oscuras, inmersas en grandes telarañas   y usando amuletos de compañía con los cuales hacer que los niños les pudieran reconocer fácilmente y que fuera fácil poder representarse con ellos usando sus propios disfraces.
 Intentaban siempre que su imagen fuera acorde con el miedo que pretendían transmitir y que reflejara todo aquello que realmente eran, su personalidad, su carácter, su manera de provocar miedo para que los niños durante la fiesta de Halloween cuando usaban sus disfraces pudieran fácilmente representarse con ellos. Por ello cada día los monstruos de Halloween invertían muchas horas ante sus espejos, donde enseñaban miles de muecas terroríficas y sonidos con los cuales hacer que los niños los identificaran fácilmente y  que quisieran utilizar su disfraz representativo durante ese año, se dedicaban a perfeccionar sus capas, sus colmillos y sus manos tenebrosas, se encargaban de cuidar meticulosamente a sus amuletos de compañía que en ocasiones eran simples armas con las cuales dar o miedo o en otras ocasiones se trataban de  los insectos mas horripilantes que hubieran conseguido criar en sus respectivos castillos. Los monstruos de Halloween invertían su tiempo en perfeccionar aquellas facetas que los representaban. El vampiro Vampero intentaba que su capa de vuelo estuviera siempre a punto para iniciar el despegue de su vuelo, limaba sus colmillos a diario e intentaba que su ropaje de vampiro estuviera siempre manchado con tinta  roja con la cual provocar miedo a su alrededor.
El Zombi Zam intentaba ensayar ante el espejo miles de posturas atroces con las cuales sorprender a los niños, intentaba recrear miles de pasos erráticos y diversos con los cuales alterar su marcha   , de tal manera que describieran la manera de moverse de un verdadero monstruo de ultratumba. Intestaba colocar sobre su cuerpo de zombi diferentes elementos de compañía como instrumentos de tortura con los cuales demostrar que realmente era un monstruo que provenía del mas allá, un monstruo sin vida que recorría el mundo de los niños con la intención de convertirlos en zombis moribundos. Intentaba que su ropa estuviera siempre desgarrada y que sus ojos tuvieran la expresión sin vida que deseaba mostrar con la cual poder expresar pavor. El monstruo de Halloween el frankenstein Fraco intentaba mantener siempre sus tuercas a punto, intentaba que sus circuitos eléctricos se mantuvieran siempre en buen estado con los cuales hacia que la corriente circulara por el interior de su cuerpo provocándole ataques de electricidad que chamuscaban una y otra vez su atroz tez recubierta de cicatrices. Intentaba mantener todas las partes de su cuerpo unidas con horrendas cicatrices de tal forma que su aspecto  fuera el de un monstruo compuesto por diferentes partes de diferente tamaño y pertenecientes a cuerpos de monstruos diferentes. Intentaba mantener un rostro fruncido durante todo el tiempo y que de su cabeza no dejara de sobresalir el humo proveniente de su circuito eléctrico quemado. El conde drácula Lacu  el  vampiro más famoso de todo Halloween, sus colmillos eran los más afilados y su capa era la de mayor capacidad de vuelo, su facilidad con la cual poder transformarse en murciélago le hacía ser el monstruo de Halloween más preciado por los niños . 
La estaca que siempre le acompañaba y su olor a ajo le hacían convertirse en el monstruo al que los niños deseaban mas fervientemente representar cada  año en las fiestas de Halloween. Por ello el conde drácula era el monstruo de Halloween que mas películas había representado , que más veces había sido fotografiado y  el monstruo al que más niños habían representado durante la noche en que celebraban Halloween. Disponían en la lista del terror la mayor cantidad de puntos que ningún otro monstruo de allí había logrado conseguir ya que cada vez más niños adquirían su disfraz con el cual poder representarlo. El conde drácula Lacu era el monstruo mas enviado de todos los  monstruos que vivían en Halloween , en el interior de su gran castillo disponía de miles de utensilios de compañía con los cuales podía representar su identidad, su personalidad y su maldad. 
No tan solo disponía de cientos de murciélagos con los cuales creaba terroríficos pasos de vuelo los cuales acompañaba con su agudo sonido de vampiro, sino que disponía de muchos ataúdes de diferentes formas y colores en los que podía descansar durante las horas del dia. Gracias a la fama de la que disponía podía tener  a su alrededor cientos de arañas las cuales tejían en todos los rincones grandes marañas de seda con las que adornaban su castillo. Disponía en su gran ataúd hermosa seda lila con la cual se protegía de los pocos rayos de sol que podían aparecer por su castillo. En su armario disponía de las mas variadas capas de vampiro con las cuales cada  día podía realizar diferentes tipos de vuelos,  y en su mesita de noche nunca le faltaba ungüento afilador con el cual mantener sus colmillos brillantes y afilados. El resto de vampiros envidiaban su posición  y su prestigio ya que alguno de ellos solo podía disponer de varias capas de vuelo y de pocos utensilios de compañía con los cuales poder identificarse. El monstruo que solía ocupar el segundo puesto de lista ya que era el segundo monstruo más famoso de lugar, el hombres lobo Locuaz, disponía de un bello hogar que consistía en un hermoso cementerio amurallado donde realizaba las mas horripilantes fiestas que nunca en Halloween se habían celebrado. Su fama y su prestigio le permitían poder disponer de todo aquello que necesitaba para si mismo y para el resto de sus amigos los hombres lobo que cada dos por tres se reunían en su cementerio para organizar alguna fiesta del terror. El hombre lobo Locuaz era muy conocido en todo Halloween por ser el monstruo que mas fiestas organizaba durante todo el año. Criaba en su casa miles de roedores  y pequeños animales con los cuales saciaba el hambre devoradora que en su interior se hallaba y cada día de luna de llena, disponía en su gran cementerio algunos instrumentos musicales con los cuales creaban melodías atroces con las cuales entretenía  a los hombres lobos que allí se encontraban. Su fama le permitía poder disponer de  más alimentos y de utensilios de compañía que el resto de los monstruos de Halloween y por ello   su segundo puesto en la lista del terror era muy codiciado por el resto de monstruos que intentaban en vano cada año destacar intentado ingeniar nuevas maneras de llamar la atención de los niños y que estos desearan representarlos aquel año. 
El tercer puesto en la lista del terror era ocupado por la momia Mam, una enorme momia que despedía de su interior el olor más tenebroso que nunca antes se había respirado en Halloween. Su olor tan característico le hacía inconfundible y fácilmente reconocible por todos los niños. Sus vendas desgastadas y su rostro invisiblemente terrorífico le hacían convertirse en el monstruo mas representado por los niños durante la noche de Halloween.  Su fama y su prestigio le permitían poder disponer de la más tenebrosa pirámide que existía en el mundo de los monstruos, repleta de grandes tesoros y grandes sarcófagos que ni los mismos antiguos faraones de Egipto hubieran podido acumular durante las épocas de sus reinados. La momia Mam era muy conocida en Halloween debido a que era el monstruo que mas películas de terror había filmado y  mas había sido fotografiado. Su fama le permitía poder disponer de los más antiguos manuscritos y papiros en los que situaba cada una de sus fotografías. Era la momia que más había sido fotografiada en la más diversa compañía de todos los monstruos que en Halloween vivían. Su puesto también era uno de los mas envidiados y deseados. El resto de monstruos deseaban  poder ascender algún puesto en la lista y por ello intentaban idear alguna manera de poder estacar y poder conseguir la fama que pretendían, ya que ello les permitiría poder disfrutar de mas utensilios de compañías y más objetos identificatorios con los cuales mantener su personalidad, identidad y su terror como monstruos. Algunos de ellos ocupaban puestos importantes aunque su fama no se podía comparar con las de Mam, Locuaz y Lacu. El vampiro Vampero, el zombi Zam y el frankenstein Fraco también disponían de gran fama y de prestigio en Halloween y siempre ocupaban algún puesto privilegiado , también disponían de  muchos utensilios de compañía con las cuales poder identificarse y podían representarse fácilmente con ellos. 
Sin embargo, uno de los monstruos que habitualmente era poco reclamado por los niños y que menos fama disponía en Halloween era la calabaza Caw, que a pesar de que siempre aparecía entre los objetos de representación en la noche de Halloween que los niños usaban para adornar sus casas en aquella noche especial, nunca ningún niño había querido representarse con ella usando un bonito disfraz de calabaza. Por mucho que la calabaza Caw había intentado infundir miedo y terror a su alrededor mostrando su rostro más atroz , los niños sentían un especial afecto por ella y no la veían como un posible monstruo con el cual poder disfrazarse en una noche del terror como era aquella , la calabaza Caw no les infundía el miedo suficiente con el cual poder identificarse durante la noche de Halloween con la intención de generar miedo, tan solo la veían como un objeto de decoración para aquella noche tan especial. Por ello la calabaza Caw siempre se encontraba en el último lugar en la lista del terror. No disponía en su casita ni tan solo un triste utensilio de compañía con el cual poder edificar su personalidad y su identidad como monstruo. No disponía de la fama suficiente con la cual poder crear una película del terror , no disponía de un sonido identificativo con el cual causar pavor a su alrededor y ni tan siquiera había aprendido la manera en como provocar miedo a su alrededor mostrando su rostro más atroz.
No había aprendido la función que como monstruo tenía , no podía asustar con su vuelo como el conde drácula hacia, ni podía mostrar sus colmillos para causar miedo ya que su rostro era siempre iluminado con una gran sonrisa, no podía mostrar la maldad de su fealdad con sus verrugas tal y como las brujas hacían ya que sus verrugas de calabaza creaban simpatía a su alrededor. No había aprendido a moverse de una manera atroz ya que su manera de botar causaba alegría más que terror. Nada de su aspecto lograba hacer desear a los niños poder disfrazarse como monstruo Caw durante una noche de Halloween. Ningún niño pensaba que representándose con ella podía causar miedo y por ello nunca se habían planteado usar un disfraz de calabaza durante un año en Halloween. La calabaza Caw se había resignado a permanecer en un segundo plano en el mundo de los monstruos. Siempre permanecía recluida en su humilde hogar rodeada de semillas de calabaza que eran la única compañía de la que disponía. Se había resignado a ser el monstruo olvidado no tan solo por los niños sino también por el resto de monstruos que a duras penas se acordaban de ella  cuando organizaban la fiesta del terror anual en la que publicaban  la lista del terror que perduraría durante todo aquel año y que coincidía con la noche en la que los niños se disfrazaban para Halloween. 
Esa noche el monstruito Cuiro, uno de los mas minúsculos y rápidos monstruos que en Halloween existía  acudía al mundo de los niños  con la intención de contabilizar cuántos niños habían deseado disfrazarse de cada monstruo  aquella noche, recorría cada una de las calles del mundo de los niños, iba a cada hogar y cada fiesta que aquella noche se celebraba e iba contabilizando los disfraces que los niños habían usado, los utensilios que habían usado y la representación que de los monstruos habían realizado. Cuando había logrado recaptar toda aquella información, cuando había contabilizado cuántos niños se habían disfrazado de algún  monstruo en particular regresaba al mundo de Halloween con la intención de publicar la lista  del terror y hacer público que monstruo ocuparía durante todo aquel año la primera posición en la lista.
-          Bueno querido Cuiro…- dijo el conde drácula mientras no dejaba de mirar el reloj de Halloween
-          Son las doce en punto, los niños deben haberse equipado con sus disfraces y deben estar disfrutando de su noche del terror. Es hora de que  te marches   y de que cumplas tu función como cada año realizas- dijo el conde drácula Lacu mientras que se colocaba su capa
-          Si….todos los monstruos de Halloween se hallan reunidos en la plaza de la luna llena….todos esperan ansiosos mi regreso- dijo Curio mientras que se colocaba su caleidoscopio contador
-          Mi caleidoscopio contador está a punto, tan solo tengo que recorrer tres veces el mundo de los niños y mi contador comenzara a registrar cuántos niños se hallan disfrazados de conde drácula este año, cuántos de ellos se han disfrazado de zombi Zam o de momia Mam, y cuántos de ellos se han disfrazado de hombre lobo Locuaz- dijo Cuiro mientras que ponía a punto su contador
-          Si…espero que este año mi reconocimiento por parte de los niños no haya disminuido…espero seguir siendo el monstruo más representado durante este año por los niños y seguir pudiendo disponer de todos los utensilios de compañía  de los que ahora dispongo con los cuales puedo identificarme a la perfección- dijo el conde entusiasmado
-          Si logro poder aumentar mi fama podre adquirir un nuevo  ataúd de seda lila más fina con el cual poder proteger mi piel, podre adquirir un nuevo ungüento afilador para mis colmillos con los cuales poder causar mayor sensación y podre adquirir una nueva capa ultraligera con la cual poder maniobrar mejor durante mi vuelo de murciélago- dijo el conde drácula mientras que salían del interior de su castillo y se reunían con el resto de monstruos en la plaza de la luna llena
-          Mira…todos los monstruos se encuentran ya esperando  que vayas en dirección al mundo de los niños y que regreses con la información que necesitamos para confeccionar la lista del terror de este año- dijo el conde drácula mientras que los monstruos se despedían de Cuiro, la lombriz sanguijuela.
-          Cuiro , el reloj de Halloween marca las doce en punto , es hora de poner tu contador caleidoscópico en marcha- dijo el zombi Zam mientras que observaba al resto de monstruos
-          Si ..los niños deben estar debidamente disfrazados y con sus atuendos preparados…debes ir en seguida. Si tardas lo mismo en recorrer el mundo de los niños como el resto de los años a las doce y catorce minutos estarás de nuevo de regreso entre nosotros y trayendo contigo la información que necesitamos para crear la nueva lista del terror- acabó por concretar Locuaz mientras que acariciaba su batería
-          Si….la hora en punto ha llegado y  espero hacer el triple recorrido en un minuto menos, de esta manera la lista será completada un minuto antes que el resto de los años anteriores- siguió diciendo el vampiro Vampero mientras que los monstruos comenzaban a contar marcha atrás y Cuiro se preparaba para iniciar su recorrido.
-          ¡Adelante!- gritaron los monstruos mientras que Locuaz comenzaba a tocar  el himno de Hallowen que resonaba en cada uno de los rincones del mundo de Halloween haciendo que este vibrara en cada acorde que este mostraba haciendo que la calabaza  Caw que se hallaba dormida en su pequeño hogar se despertara de un sobresalto.

-          Pero….pero ¿qué hora es? – dijo Caw mientras que se incorporaba repentinamente…Y...y..¿ qué noche es hoy?- dijo mientras que miraba a través de su ventana
-          Oh no…me he dormido…..hoy es la noche..hoy es la noche en que los niños celebran Halloween…y son las doce en punto- dijo mientras que buscaba algo de ropa con la cual poder acudir a la plaza de la luna llena
-          Todos los monstruos deben hallarse ya reunidos allí…Cuiro debe haber partido ya al mundo de los niños con su caleidoscopio contador...y la lista…la lista debe estar a punto de concretarse…debo acudir en seguida…debo comprobar si ese año… - dijo la calabaza Caw tristemente
-          Debo comprobar si este año…dejo de estar en el último lugar- dijo con resignación mientras se secaba una pequeña pepita que se derramaba por su rostro
-          Vamos Caw- se decía para si misma la calabaza. Debo tener esperanzas , quizás este año algún niño haya decidido disfrazarse de calabaza malvada este año- dijo en un suspiro la calabaza mientras que salía de su casita e iba en dirección a la  plaza de la luna llena
Y dicho esto la pequeña calabaza salió despedida por la puerta de su humilde hogar, recorrió alguna de las plazuelas del mundo de Halloween hasta llegar al centro de la plaza donde el resto de monstruos se hallaban esperando la llega de Cuiro cuando de repente el hombre lobo Locuaz dirigió una mirada irónica al resto de monstruos que permanecían esperando ver llegar a Cuiro.
-          ¡Mirad monstruos ¡– dijo el  hombre lobo Locuaz dirigiéndose a Zam, Mam ,  Vampero, Fraco y a Lacu. ¿ A que no sabéis quien acaba de llegar a la plaza de luna llena?- dijo Locuaz mientras que el resto de monstruos seguían su  mirada.
-          Pero…pero si se trata nada más y nada menos que de la calabaza Caw- dijo  Zam mientras que emitía una ligera sonrisa
-          Si…la pretendida calabaza del terror Caw- dijo riéndose a carcajada limpia Mam.
-          El monstruo que siempre se mantiene en el mismo lugar privilegiado de la lista del terror…en el ultimo y decepcionante último puesto- dijo Fraco mientras que atornillaba uno de sus tornillos
-          Si….y todavía debe tener alguna esperanza de que su posición en la lista se vea modificada- dijo Mam mientras que colocaba en su sitio una de sus vendas.
-          Si…vayamos a saludarla- dijo el conde drácula mientras que afilaba uno de sus colmillos.
-          Buenos noches Caw…no esperábamos que este año aparecieras por aquí- dijo el conde dracula mostrándole la invitación  que tenia bajo una de las solapas de su capa
-          Creímos que sería suficiente con evitar que esta invitación llegara a su destino para que no acudieras este     año a la plaza de luna llena…pero vemos que a pesar de haberla ocultado bajo mi capa, este año te has dignado a parecer de nuevo- dijo el conde drácula ante la mirada absorta de Caw que ahora entendía el motivo por el cual no había recibido el aviso del reloj de Halloween en el momento en que  las doce habían sonado
-          Bueno….creí….creí que este año podía ser diferente- dijo la calabaza mientras que miraba tristemente como el conde drácula se deshacía de la invitación en la que se mostraba su nombre
-          Pues veras…nosotros los monstruos no creímos que fuera necesaria tu asistencia, ya que pensamos que volverás a ser el monstruo que ocupe el último lugar en la lista del terror…así que intentamos evitarte el disgusto de volver a quedar en evidencia ante el resto de monstruos- dijo Mam mientras que la calabaza resignada asentía
-          Así que no es necesario que permanezcas aquí….te damos permiso para regresar a tu hogar…ya que no pensamos que tu lugar pueda verse modificado en la lista ya que no dispones nada con lo cual poder llamar la atención de los niños. No tienes identidad, ni personalidad…ni utensilios de compañía con los cuales poderte crear una imagen que todo monstruo de Halloween debe tener- dijo irónicamente el hombro lobo Locuaz mientras que el resto de monstruos asentían
-          Pero..quizás esta vez sea diferente- dijo Caw esperanzada cuando de repente el sonido del reloj de Halloween comenzó  a marcar el minuto trece anunciando la llegada de Cuiro que acaba de recoger la información en su caleidoscopio marcador.
-          Mirad…Cuiro está de regreso, justo tres minutos antes que el año pasado...vayamos enseguida a contemplar como ha quedado la clasificación del terror este año- dijeron los monstruos que tras dirigir una mirada de frialdad a la calabaza se marcharon apresuradamente en dirección a Cuiro dejando a Caw sumida en su pena
-          Los monstruos tienen razón, no tengo identidad con la cual poder formar mi imagen monstruosa, no dispongo de  feroces colmillos como los de el conde drácula , ni puedo volar como lo hace Vampero, no dispongo de utensilios de compañía con los cuales los niños puedan identificarme y formar con ellos un disfraz que me represente, no se emitir ningún alarido ni rugido como Locuaz..mi movimiento  cuando camino no tiene nada de atroz como los vaivenes que realiza el zombi Zam….nunca lograre despertar el interés de los niños ni conseguir alcanzar un mejor puesto en la lista del terror- dijo en un suspiro la calaza mientras que caminaba sin orientación ni sentido hacia las afueras del mundo de Halloween
-          Los monstruos tienen razón, soy el hazmerreir de todos los monstruos de Halloween. Este año ningún niño habrá querido ser como la calabaza del terror de Caw…ya que esta penosa calabaza no tiene miedo  ni identidad que poder ofrecer- dijo mientras que abandonaba la plaza de la luna llena  donde los monstruos acababan de descubrir que de nuevo el primer lugar era ocupado por el conde Drácula Lacu.
-          Enhorabuena Lacu, de nuevo eres el monstruo de Halloween mas representado en el mundo de los niños, un total de novecientos niños han usado alguno de tus utensilios de compañía con los que se han representado y causado miedo. Tu capa, tus colmillos, tus ataúdes e incluso tu estaca han tenido su representación en el mundo de los niños y han causado pavor a su alrededor. Muchos niños han querido imitar tu vuelo y han bañado su colmillos con salsa de tomate para representar con ello la sangre que tus mordiscos derraman- dijo Cuiro emocionado mientras que abría su caleidoscopio y mostraba a los monstruos algunas imágenes de niños disfrazados de conde drácula en aquella noche del terror.
-          El segundo lugar vuelve a ser ocupado por el lobo Locuaz…que este año ha sido representado por un total de seiscientos niños, niños que han utilizado para sus disfraces algún utensilio de compañía que el lobo utiliza, grandes garras, gran mandíbula y aullidos feroces han despertado el terror entre los niños- siguió diciendo Cuiro mientras que la momia esperaba recibir su tercer lugar.
-          Y por ultimo..- dijo Cuiro emocionado. El monstruo que ocupa este año el tercer lugar….el monstruo que ha sido representado trescientas y una vez por los niños ha sido….Fraco el frankenstein- dijo Cuiro ante la mirada de decepción de la momia Mam
-          Pero…pero un momento…ese  puesto en la lista lo ocupaba yo…ese lugar me pertenece- dijo la momia mientras que Fraco recogía su galardón
-          Pues…lo siento querida….este año los niños han preferido mis tornillos y mis cicatrices a tus vendas apolilladas- dijo Fraco mientras que el resto de monstruos se dirigían hacia el  con la intención de felicitarlo cuando de repente el vampiro Vampero dirigió su mirada al último lugar de la lista del terror para comprobar si Caw era de nuevo la olvidada calabaza terrorífica
-          ¡Mirad...lo sabia!- dijo mostrando en su rostro una sonrisa maléfica. De nuevo Caw ocupa el último lugar- dijo mientras que el  fantasma Sas respiraba aliviado ya que gracias a Caw podía estar tranquilo en su penúltimo puesto
-          ¡Uff…de nuevo Caw me ha salvado de ser el hazmerreir de todos los monstruos de Halloween…!Gracias a ella puedo evitarme la vergüenza de ocupar el último puesto en la lista- pensó para sí mismo el fantasma Sas
-          Los niños se acostumbraron tanto a verme en sus cuentos , en sus películas y en sus cromos que ahora ya no les causo miedo ya que mi utensilio de compañía tan solo se reduce a una triste sabana sucia que permanece seca ya que mi presencia durante sus sueños ni tan siquiera  provoca que se hagan pipi en la cama- dijo el fantasma mientras que añoraba sus cadenas
-          Si lograra ascender un puesto en la lista podría recuperar mis antiguas cadenas y  mi suspiro fantasmal…pero si sigo relegado nunca podre conseguir la fama necesaria con la cual poder recuperar mis utensilios de compañía identifica torios- Estoy convencido que si lograra recuperar mis cadenas los niños volverían a temerme- dijo el fantasma mientras que se iba sigilosamente de allí dejando a los demás monstruos celebrar sus respectivos puestos.
Y en cuanto el fantasma abandono la plaza de la luna llena, los monstruos comenzaron a festejar sus puestos sin darse la menor cuenta de que ni Caw ni el fantasma Sas compartían con ellos esa velada tan especial ya que mientras el conde drácula, Fraco y Locuaz celebraban sus primeros puestos, Caw permanecía recorriendo el bosque de Halloween sin orientación y sin dirección.
-          Si lograra conseguir tener unos colmillos tan afilados como los de Lacu, quizás lograría que los niños me prestasen atención. Si mi rostro dejara de emitir esta eterna sonrisa…ellos me temerían- dijo mientras que recorría el bosque que poco a poco iba adquiriendo las sombras que la luna de halloween creaba a su alrededor
-          Si   fuera capaz de emitir algún aullido...algún aullido con el cual los niños me identificasen ..quizás querrían representarme con un disfraz en la noche de Halloween- dijo mientras que admiraba el aullido de Locuaz
-          O si fuera capaz de moverme de manera tenebrosa como lo hace el zombi Zam o como vuela el vampiro vampero...quizás lograría que ascender en la lista del terror  y lograría poder conseguir puntos con los cuales poder seguir crenado mi personalidad, mi identidad y mi prestigio en Halloween. Si dejara de ser una graciosa calabaza para los niños quizás lograría filmar una película del terror en la cual fuera yo la protagonista , dejaría de ser un mero objeto decorativo en los hogares de los niños –dijo mientras que tristemente se adentraba hacia una de la colinas que rodeaban el bosque de Halloween desde la cual pudo contemplar el vuelo de los gavilanes que planeaban a su alrededor.
-          Nunca seré el monstruo atroz que debo ser mientras que no sea capaz de crearme una identidad y de disponer de utensilios de compañía que me identifiquen- dijo Caw mientras que tristemente se sentaba en el borde de uno de los precipicios   de la colina
-          Siempre estaré relegada a ocupar el último puesto- dijo mientras que uno de los gavilanes que se hallaban planeando en el cielo al vislumbrar su presencia en el precipicio comenzó a volar en la dirección en la que  Caw se encontraba con la intención de acecharla y capturarla pensando que se trataba de una magnífica presa.
-          ¡Es mía…es mía!- dijo el gavilán Vildo intentado variar su movimiento  y el planear de sus alas. Esa magnífica presa pronto estará entre mis garras- dijo mientras que viraba en dirección a Caw mientras que el resto de gavilanes asombrados no daban crédito a lo que el gavilán pretendía hacer
-          Pero…Vildo…¿ a dónde crees que vas?- dijeron el resto de gavilanes observando como el gavilán pretendía acechar a un vegetal como Caw
-          Pero…vuelve aquí…no se trata de una presa…tan solo es una calabaza- dijeron el resto de gavilanes intentando hacerse escuchar por Vildo que ajeno a las recomendaciones del resto de gavilanes iba al acecho de Caw que tras comprobar las pretensiones del gavilán comenzó a botar de un lado a otro de la colina intentando refugiarse
-          Oh no….no puede ser..ahora encima soy víctima del ataque de los gavilanes….socorro…si tan solo soy una triste calabaza- dijo Caw mientras que intentaba refugiarse entre dos rocas que conformaban una pequeña gruta
-          Aquí estaré a salvo- dijo Caw ocultándose entre las rocas justo a tiempo, antes de verse atrapada  entre las garras del gavilán que acabó estrellando su pico entre las rocas
-          ¡Uy! ¡Ay!- dijo el gavilán Vildo mientras que se acariciaba el pico. Esta vez mi viste ha fallado.- dijo mientras que observaba a Caw que permanecía escondida entre las rocas
-          Una calabaza….he confundido una ardilla con esta calabaza- dijo el gavilán decepcionado mirando al cielo
-          Espero que esta vez mis compañeros no se hayan dado cuenta de mi error. Mi reputación como gavilán podría verse comprometida- dijo el gavilán mientras que Caw comenzaba a llorar desolada
-          Soy un monstruo de Halloween y no una inocente ardilla- dijo la calabaza mientras que el gavilán la observaba
-          ¿Un monstruo de Halloween?- dijo con sorpresa el gavilán mientras que la calabaza salía de su escondite
-          Si…una calabaza del terror..mira ..mira mi rostro..mira mis verrugas, mira mi alarido- dijo la calabaza presa de la rabia mientras que el gavilán sorprendido comenzaba a reírse sin poder parar
-          ¡Una calabaza del terror…una calabaza terrorífica…!- dijo mientras que la miraba atento
-          Creo que el hecho de haberte acechado te ha trastornado…pequeña y graciosa calabacita…y ahora si me lo permite debo reiniciar mi vuelo con el resto de gavilanes- dijo mientras que la calabaza Caw sin poder retener mas su llanto comenzó a lanzar sus lagrimas en forma de pepitas de calabaza que se dirigían hacia el gavilán que intentaba esquivarlas con sus alas
-          Un momento Calabaza,..deja de llorar….no derrames mas pepitas a tu alrededor… dime…¿ por qué lloras ahora si hace  un momento pretendías hacerme creer que eras un monstruo atroz?- dijo el gavilán compadeciéndose de la calabaza
-          Pues..veras…. soy un monstruo de Hallowen relegado a ocupar el último lugar en la lista del terror ya que los niños no desean representarme con un disfraz en la festividad de Halloween. No  me representan ya que no me consideran como un monstruo…tan solo ven en mi una graciosa calabaza- dijo mientras que el gavilán la observaba
-          Bueno….quizás los niños no vean nada terrorífico en ti y por ello no quieran disfrazarse de calabaza….no tienes colmillos, ni garras, ni  tienes pose de monstruo, ni tan siquiera emites un alarido…es normal que no se deseen disfrazarse de calabaza si con ello no consiguen despertar terror en el resto de  los niños que comparten con ellos esa noche tan especial- dijo el gavilán mientras que Caw reiniciaba su llanto
-          Si…y por ello no tengo utensilios de compañía con los cuales poder identificarme como monstruo…por ello no dispongo de fama ni prestigio en el mundo de Halloween , por ello nunca soy protagonista de ninguna de las películas que se filman allí, ni soy fotografiada ni alabada..no dispongo de puntos suficientes con los cuales poder elaborar mi identidad adquiriendo utensilios de compañía con  los cuales poder hacer crecer el interés de los niños por mi y por querer representarme en la noche de Halloween usando mi disfraz- dijo triste mientras que el gavilán asentía
-          El resto de monstruos no me valoran ni me estiman…para ellos soy su hazmerreir- dijo Caw ante la mirada compresiva del gavilán
-          Entiendo cómo te sientes…verás…..en ocasiones me he sentido igual que tu…ya que a pesar de que mantengo vivo mi vuelo, mis garras siguen siendo afiladas y mi graznido sigue siendo penetrante y agudo…soy un gavilán algo viejo….y mi vista ya no es la que era antes- dijo en un suspiro
-          Y eso ha provocado la risa entre mis compañeros gavilanes que son mas jóvenes que yo…  y me he sentido triste por ello . Sin embargo siempre pienso que no por viejo soy menos gavilán…y he intentado que sus risas no me afectaran- dijo mientras que se acercaba a la calabaza
-          Esto ha provocado que me esforzara mucho más en perfeccionar mi vuelo  y en que la estima por mi mismo fuera en aumento…y eso es lo que mantiene vivo mi espíritu como gavilán…quizás debas aprender a no dejarte afectar por la ironía y la falta de respeto de los demás- dijo el gavilán intentando ayudar a Caw
-          Si…lo he intentado…he estado largas horas ante el espejo intentando cambiar mi rostro alegre por uno atroz  y buscando mi identidad como monstruo entre mis pepitas…pero no logro hallarla. Necesito disponer de garras, de colmillos y de movimiento veraz que mi cuerpo de calabaza no posee- dijo mientras que tristemente lloraba
-          Bueno…quizás yo pueda ayudarte- dijo el gavilán mientras le mostraba su pico, sus alas, sus garras y su graznido
-          Yo se algo de eso- dijo mientras que Caw asentía
-          Si…¿de veras puedes enseñarme a sacar garras de mis raíces y a cambiar mi sonrisa por grandes colmillos?- dijo la calabaza mientras que comenzaba a recuperar su animo
-          Si….yo te enseñare el vuelo y el ataque de los gavilanes….ya verás como en poco tiempo sabrás emitir el graznido gavilán mas fuerte que nunca antes ningún monstruo haya sentido- dijo el gavilán mientras que conducía a Caw al interior del bosque con la intención de iniciar su aprendizaje
-          En poco tiempo regresaras al mundo de Halloween siendo la calabaza del terror que realmente eres y los niños desearan representarte con un disfraz en la noche de Halloween. Encontraras tu identidad y tus utensilios de compañía con los cuales podrán representarte- dijo mientras que se internaban en el interior del bosque

Y mientras que Caw y Vildo comenzaban su entrenamiento en el mundo de los niños la pequeña Mati recibía con poco agrado el disfraz con el que ese año debería presentarse en la fiesta de disfraces de Halloween que se celebraba en su colegio.
-          ¡Oh no!- dijo Mati mirando tristemente el disfraz que su hermano Tono había utilizado el año anterior y que ahora pretendía ser el disfraz que ella utilizara ese año
-          No puede ser...de nuevo me toca utilizar el disfraz que uso Tono el año pasado para la fiesta de Halloween- dijo mientras que su mama se aproximaba hasta ella
-          Lo sé cariño...pero ya sabes que no podemos comprar más de un disfraz cada año…y este año Tono ha sacado mejores notas que tu y por lo tanto será él quien estrene disfraz este año- dijo la mama mientras que Tono miraba asombrado el disfraz nuevo que su mama le mostraba
-          Un disfraz de Frankenstein….y posee hasta tuercas eléctricas con las cuales crea humo a su alrededor- dijo emocionado mientras que se probaba su disfraz
-          No es justo…Tono siempre ha destacado en el colegio pro ser un buen estudiante, siempre ha sacado mejores notas que yo y por lo tanto siempre disfruta de un nuevo disfraz cada año..yo por mucho que me esfuerzo en estudiar nunca logro obtener mejores notas que el…y como consecuencia nunca puedo  estrenar un nuevo disfraz para Halloween- dijo Mati resignada
-          Pero el disfraz de momia que utilizó Tono el año pasado esta nuevo..mira es precioso…te veras muy linda con el puesto- dijo la mama mientras que la pequeña lo miraba decepcionada
-          Es un simple disfraz de momia , un disfraz que muchos niños del colegio han utilizado , un disfraz que vieron puesto en Tono el año pasado durante el concurso de Halloween , un disfraz que nada tiene de especial- dijo sollozando
-          No iré con este disfraz al colegio mama, no iré- dijo Mati mientras que se marchaba a su habitación

-          ¡Déjala mamá!- dijo Tono apenado. Siempre arma el mismo revuelo y al final acaba acudiendo al colegio con mis antiguos disfraces. Además están prácticamente nuevos, intento no dañarlos durante la fiesta de celebración- dijo Tono intentándose justificar
-          Si sacara mejores notas que yo sería ella la que podría disfrutar de disfraces nuevos y yo aceptaría sus disfraces antiguos con gusto…si estudiara mas…seria ella la beneficiada….- dijo Tono mientras que orgulloso se probaba el disfraz de frankeistein
-          Si …es cierto…estas son las normas de casa  y de momento no pienso cambiarlas….deberá  obtener mejores notas si quiere un disfraz nuevo el año que viene- dijo la mama mientras que Mati lloraba desconsolada en su habitación
-          Pues no iré al colegio con este absurdo vestido de momia….- dijo mientras que intentaba calmarse
-          Nunca causo sorpresa entre los compañeros de mi colegio con mi disfraz ya que saben  que monstruo representare este añ , ya que recuerdan el disfraz de Tono utilizó el año anterior. No es justo, nunca gano ningún premio, nunca causo nado asombro…nunca estreno nada nuevo- dijo Mati mientras que pensaba
-          Pero este año no acudiré al colegio,….no iré con un disfraz usado- dijo mientras que buscaba su hucha
-          Veamos…veamos lo que he podido ahorrar este año- dijo mientras que abría su hucha de cerdito
-          Tan solo tres euros- dijo tristemente. Con esto no podre adquirir ningún disfraz nuevo- dijo Mati mientras que  iba en busca de su cuento de Halloween favorito.
-          No es posible….no quiero ir disfrazada de momia- dijo mientras que leía nuevamente su libro
-          Pero..si mama no puede comprarme un nuevo disfraz y yo tan solo dispongo de tres euros…..tendré que resignarme a ir vestida de momia en la fiesta de Halloween este año- dijo mientras que miraba atentamente su cuento
-          Aunque...—dijo mientras que observaba los monstruo de halloween que se encontraban dibujados en su cuento
-          Aunque….quizás…con tres euros pueda adquirir algo de tela con la cual poder elaborarme un disfraz nuevo- dijo Mati pensativa
-          Quizás pueda conseguir crearme un disfraz de vampiresa con el cual asombrar a los niños de mi colegio..quizás pueda conseguir adquirir colmillos y elaborarme una gran capa con la tela que consiga con mis tres  euros…- dijo emocionada mientras que salía de su habitación llevando consigo su cuento y los tres euros con los cuales poder adquirir algunos objetos representativos de los vampiros
-          Con tres euro podre conseguir tela con la cual hacerme un bonito vestido de vampiresa…podre hacerme una larga capa y podre comprarme uno largos y afilados colmillos….- dijo mientras que llegaba a la tienda de confecciones donde la dependienta se hallaba ordenando algunas telas
-          Hola...buenos días- dijo Mati mientras que la dependienta la observaba.
-          Hola pequeña, dime ¿ qué es lo que necesitas?- dijo la dependienta mientras que Mati la miraba
-          Deseo tela negra con la cual confeccionarme un bonito vestido de vampiresa- dijo mientras que le mostraba el dibujo de vampiresa que se hallaba en el interior de su cuento
-          ¡Um…bonito vestido!- dijo la dependienta mientras que hacia cálculos en su libreta
-          Y no solo deseo tela con la cual crear mi vestido…sino que deseo elaborarme una hermosa capa- dijo la pequeña mientras que la dependienta seguía haciendo sus cuentas
-          Si..ya veo- dijo la dependienta mientras que la pequeña seguía ilusionada mostrándole el dibujo
-          Y necesitaras mas tela para hacerte unos guantes…unas bellas botas y tela de seda lila con la cual forrar tu capa- dijo la dependienta ante la mirada sorprendida de la pequeña que veía como la dependienta no hacia más que añadir números a su cuenta de pedido
-          Bueno…..quizás..quizás la capa no tenga ser tan grande….y quizás pueda prescindir de la tela  de seda..- dijo mientras que la dependienta por unos segundos dejo de escribir en su cuaderno
-          Pero veamos pequeña ¿ de cuantos euros dispones?- dijo intentando ajustar el presupuesto al dinero que la pequeña llevaba
-          Pues…tres euros- dijo Mati emocionada. Bueno , en verdad solo dos euros ya que un euro debo invertirlo en adquirir una dentadura afilada y tinta roja con la cual adornar mi boca- dijo Mati ante la mirada asombrada de la dependienta
-          Pero…..lo siento pequeña..con dos euros tan solo puedo ofrecerte medio metro de tela negra – dijo mostrándole a la pequeña el pedazo de tela
-          Pero…¿ con esto no podre elaborarme una larga capa de vampiresa?- dijo Mati decepcionada
-          Así es…pero no puedo ofrecerte nada mas..tu misma- dijo la dependienta intentando que la pequeña se decidiera
-          Tengo clientes que esperan….di si deseas o no adquirir la tela- dijo la dependienta ante la mirada triste de la pequeña
-          No gracias…creo que pensare en otro disfraz que requiera menos complementos y menos tela de seda- dijo mientras que se marchaba de la tienda de tela
-          No es posible-dijo tristemente mientras que iba en dirección al parque
-          Todos estos disfraces necesitan mucha tela  y muchos accesorios con los cuales poder ser representados…quizás….quizás un disfraz de fantasma podría servirme , sin embargo , creo que con tres euros de tela no podre ocultarme bajo ella- dijo presa del desanimo mientras que iba en dirección al parque
-          No puede ser, no quiero  usar el antiguo disfraz de Tono…..y no puedo adquirir ninguno de estos disfraces que se muestran en mi cuento de Halloween, requieren demasiados complementos con los cuales poder ser representados- dijo mientras que tristemente se sentaba en una silla del parque.
-          Aunque…si lograra pensar en un monstruo nuevo…..un monstruo de Halloween diferente que pudiera ser fácilmente representado con objetos del medio ambiente...objetos que no requirieran demasiada tela y demasiados ornamentos para representarse  podría acudir a la fiesta del colegio y lograr sorprender a mis compañeros este año, ya que esperaran que me presente con el antiguo disfraz de momia que uso mi hermano el año anterior- dijo mientras que arrancaba una hoja de su cuento y comenzaba a  pensar en algún disfraz con el que poder presentarse en la fiesta sin saber que sobrevolando el cielo del parque se hallaba Caw y el Vildo que practicaban sin cesar el acecho gavilán.
-          ¡Vamos Caw…..esa mirada….ese rostro…..déjate llevar por el viento , deja que el viento describa una horrenda mueca en tu cara de calabaza!- dijo el gavilán mientras que sujetaba a Caw entre sus garras
-          Eso intento…de veras…..eso intento- dijo Caw mientras que intentaba dominar su postura con la intención de adoptar una pose agresiva durante el vuelo
-          Y ahora vamos  a realizar el aterrizaje acechal  de Vildo- dijo mientras que se preparaba su vuelo para aterrizar en picado en dirección al suelo
-          No temas Caw…lo tengo todo controlado aunque te parezca que nos vamos a estrellar en el suelo..nada ocurrirá ya que planeare rápidamente segundos antes de llegar al suelo..como si pretendiera capturar en mi pico una presa que camina a ras del suelo- dijo el gavilán mientras que Caw asentía
-          Eso espero….gavilán, espero que tu vista no te falle en esta ocasión y que calcules la distancia correcta que se encuentre desde tu pico al suelo – dijo Caw asustada dejándose llevar por el gavilán
-          Ya verás como después de este aterrizaje aprendes una pose gavilonica y adquirieres un rostro temible- dijo el gavilán mientras que Caw asentía
-          Si…si…espero que sí- dijo Caw en un suspiro  mientras que  el gavilán volaba en picado  yendo directamente en dirección a la presa que le mismo se había inventado
-          Cuidado Vildo…el suelo…el suelo- dijo Caw mientras que  el gavilán viraba su vuelo en el ultimo segundo antes de estrellarse en el suelo
-          Ha ido de bien poco esta vez..creo que he calculado mal la distancia…un segundo más tarde y …¡plass!- dijo el gavilán mientras que Caw contaba sus pepitas
-          ¡Uf….otro susto de este calibre y me quedare sin pepitas!. Entre  los llantos que he realizado últimamente  y la gran velocidad a la que me sometes pronto mi interior quedara vacio de pepitas- dijo mientras que contaba la cantidad de pepitas que había perdido durante el trayecto
-          Doce pepitas he perdido esta vez- dijo mientras que le gavilán intentaba excusarse
-          Pero que son doce pepitas perdidas si a cambio has logrado conseguir una hermosa sonrisa horrenda- dijo el gavilán mientras que incitaba a Caw a mostrarle lo que había aprendido durante su aterrizaje
-          Vamos Caw…muéstrame esa sonrisa terrorífica- dijo el gavilán ante la mirada atenta de Caw que intentándose recuperar del susto intentaba formar con su boca la sonrisa mas diabólica nunca antes representada
-          ¿ Qué tal? – dijo Caw mientras que el gavilán sorprendido la admiraba
-          Bueno….no ha estado mal- dijo mientras que se reía para sus adentros
-          Quizás…debamos practicar otro ejercio para hacer que tu sonrisa se transforma...o quizás….o quizás en esta ocasión pueda estirar de tus raíces en pleno vuelo para que de ellas pueda surgir unas enormes pezuñas- dijo el gavilán ante la mirada triste de Caw que comenzaba a darse por vencida
-          Ya….creo que no ha servido de nada tu aterrizaje gavilónico ¿ verdad?. dijo riendo la graciosa calabaza  quien nadie asusta- dijo mientras que tristemente se despedía del gavilán
-          Pero…un momento Caw…no puedes darte por vencida…vamos..espera…todavía te tengo que enseñar a emitir mi graznido…estoy seguro que en esta ocasión lo lograras- dijo el gavilán mientras que Caw triste se despedía de él.
-          Muchas gracias por tu ayuda Vildo…pero creo que debo regresar a Halloween y resignarme para siempre a ser un objeto decorativo de Halloween , ningún niño querrá representarme usando mi imagen como disfraz- dijo mientras que el gavilán la seguía
-          Pero….no debes darte por vencida…no debes resignarte…recuerda…..recuerda el gavilán que tienes en tu interior – dijo el gavilán mientras que reiniciaba su vuelo
-          Siento no haberte podido ayudar- dijo el gavilán mientras que sobrevolaba el parque  con la intención de recrear junto con sus compañeros cuando de repente sin darse cuenta dejo caer una de las pepitas de Caw que entre sus pezuñas se encontraban
-          Pobre Caw…..siento no haberla podido ayudar- dijo mientras que la pepita que se encontraba entre sus garras despedía un vuelo en parábola llegando a situarse en lo alto de la cabeza de la pequeña Mati que se hallaba contemplando la hoja de su cuento  intentando imaginarse algún monstruo de Halloween con el cual poder  representarse en la fiesta de colegio
-          No se me ocurre nada- dijo la pequeña cuando de repente sintió que la pepita de Caw aterrizaba justo encima de su cabeza
-          Pero…¿ que es esto¿ ¿ acaso ha empezado a llover?- dijo mientras que recogía la pepita de su cabello
-          Es una pepita de calabaza…¿ de donde debe proceder?- dijo mirando hacia el cielo desde donde contemplo el vuelo del gavilán Vildo
-          ¿ Un bello gavilán?- dijo mientras que observaba la pepita. Un gavilana trasladado entre sus pezuñas esta pequeña pepita de calabaza- dijo mientras que se guardaba la pepita en el bolsillo
-          Debo regresar a casa…mamá y Tono deben estar preocupados por mi- dijo mientras que dirigía de nuevo sus pasos hacia su casita
-          Si no se me ocurre nada deberé acudir  a la fiesta vestida de momia- dijo mientras que subía  por las escaleras de su casa
-          Mati…Mati..¿ eres tu?- dijo la mama acercándose a la pequeña
-          Si mama- dijo Mati sonriendo a su mama
-          Veo que ya te has calmado…..veras que guapa estarás con tu disfraz de momia- dijo mientras que el mostraba de nuevo el disfraz.
-          Espero que hagas un buen uso de él- dijo mientras que la pequeña comenzó a tocar las vendas con las cuales el disfraz estaba confeccionado
-          Mama…ahora este disfraz es mío ¿ verdad?- dijo la pequeña ante la mirada atenta de su mama
-          Si claro- dijo la madre sorprendida
-          Porque lo preguntas?- dijo pensativa
-          No …por nada..tan solo quería que corroboraras que ahora el disfraz me pertenece y que por lo tanto puedo usarlo  como yo quiera- dijo Mati mientras que Tono la observaba
-          ¡Uy…creo que Mati todavía no se ha dado por vencida!- dijo  mirando a su mamá.
-          Bueno…al menos el malhumor ya se le ha pasado..tan solo es cuestión de tiempo que acepte su nuevo disfraz- dijo mientras que Mati iba corriendo en busca de un lápiz y un papel en el cual poder elaborar su futuro nuevo disfraz
-          Claro….como no lo había pensado antes- dijo mientras que deshacía los nudos que ataban las vendas de la momia. Lavare todas estas vendas de momia, eliminare de ellas el aroma de ultratumba que despiden y las utilizar como tela con la cual crear un disfraz- dijo Mati mientras que depositaba la pequeña pepita de calabaza de Caw  en el interior de una pequeña maceta que tenia en una de sus estanterías. Ahora tan solo tengo que pensar en el monstruo en el cual me convertiré en la fiesta de Halloween del colegio- dijo mientras que elaboraba la imagen de un monstruo con el cual representarse
-          El vuelo de ese gavilán, preciso , agresivo, esa mirada atroz durante el vuelo, esas pezuñas atrapando presas y liberando…liberando ¿ pepitas de calabaza?- dijo mientras que miraba atentamente la pepita
-          ¿ Qué extraño verdad?- dijo mientras que seguía reflexionando. Pero los gavilanes no son monstruos de Halloween- dijo mientras que meditaba.
-          Debo concentrarme y reflexionar. Todavía tengo de margen dos días antes de que se celebre la fiesta…..y ahora es tarde ..debo descansar. Mañana podre seguir pensando en un monstruo del cual poderme disfrazar-dijo mientras que se sumida en un largo sueño seguía pensando en todas las posibilidades que se mostraban ante ella.

Y mientras que Mati descansaba la pobre calabaza Caw llegaba de nuevo a su hogar, totalmente desesperanzada, viendo que  todo el esfuerzo que el gavilán había invertido en ella y en su aprendizaje había sido en balde - Regresaba  de la misma manera a su hogar pero ahora desprovista de  pan de pepitas. Con gran desanimo llego hasta la plaza de la luna llena donde comprobó que de nuevo se encontraba en ultimo lugar.
-          Bueno…la ultima...soy la ultima…y el conde ocupa de nuevo el primer lugar- dijo resignada mientras que los monstruos seguían celebrando sus respectivas victorias
-          Nuevos ataúdes, nueva tela de seda lila, nuevos y mejorados ungüentos para mis colmillos..con tantos puntos lograre adquirir nuevos utensilios de compañía con los cuales identificarme- dijo el conde drácula mientras que celebraba con tinta roja su victoria
-          Si…y yo podré disponer de una nueva batería y podre realizar cuatro fiestas en cada luna llena- dijo el lobo Locuaz aullando sin cesar
-          Si…y yo podre adquirir nuevos tornillos que permitan una mejor conducción de la electricidad por las partes de mis cuerpos- dijo Fraco preso de la emoción mientras que el resto de monstruos seguían disfrutando del festejo
-          Si..y yo espero poder recuperar de nuevo mi tercer lugar- dijo la momia Mam intentando desprender mas olor a ultratumba a través de sus vendas.
-          Creo que nada ha cambiado este año- dijo Caw regresando de nuevo a su hogar
-          Nunca ningún niño me vera como monstruo de Halloween con el cual identificarse ya que nada soy  y nada poseo- dijo mientras que se recluía en su hogar

Y en cuanto los primeros rayos de sol hicieron su aparición, la pequeña Mati se despertaba emocionada tras haber soñado con su futura fiesta y con todas las  posibilidades que ante ella se presentaban ahora que las vendas de momia se hallaban listas y dispuestas a poder ser utilizadas
-          Vamos Mati. Ahora dispones de mucha tela con la cual poder elaborar un bello disfraz…tan solo tienes que pensar el monstruo en cual deseas transformarte- dijo Mati cuando de repente vio coma la pequeña pepita de calabaza que había depositado en una pequeña maceta había crecido repentinamente originado una bella calabaza de color anaranjado
-          Pero…¿ qué es esto?- dijo Mati observando la calabaza que había originado la pequeña pepita
-          ¿ Una pequeña calabaza a crecido en esta maceta? – dijo mientras que miraba de nuevo en su cuento
-          ¿Una pequeña calabaza de Halloween?- dijo mientras que veía que en todas las ilustraciones de su cuento aparecía una graciosa calabaza con sonrisa y ojos  que pretendían ser acechantes.
-          El vuelo de ese gavilán ha traído consigo esta pequeña calabaza de Halloween ..quizás…quizás en ella encuentre el monstruo que deseo ser para la fiesta de mi colegio. Mirada penetrante, sonrisa diabólica, ojos rojos llameantes y que despiden pepitas por doquier…pepitas que cuando entran en contacto con algún niño son capaces de crecer y de originar  largas raíces  acechadoras capaces de someterlos bajo sus tallos como si de largas garras se tratara. Un monstruo ideal con el cual presentarme al concurso, un monstruo que describe totalmente el espíritu terrorífico de Halloween- dijo la pequeña mientras que dibuja la imagen de su calabaza del terror
-          La calabaza terrorífica de Halloween. Con la tela de la momia creare un vestido de con el cual poder formar sus vestiduras , las decorare con las pinturas que utilizo en mi colegio , esperare a que esta calabaza crezca y  la utilizare para confeccionar con ella una gran cabeza calabaza en la cual creare unos grandes ojos y una enrome boca diabólicamente sonriente que iluminare utilizando la luz rojiza de esta linterna. Con las vendas de color verde creare largos tallos de calabaza que despedirán a su alrededor aterradoras pepitas que  mantendrán alerta a todo niño que se acerque  a mí. Con todo esto lograre convertirme en el monstruo de Halloween  mas tenebrosamente original que jamás se haya presentado en la fiesta del colegio- dijo Mati mientras que acaba de dibujar el proyecto del que sería su nuevo disfraz
-          Nadie me esperara vestida de calabaza del terror y todos los niños se asombraran  al ver mi disfraz. Este año Mati les lograra sorprender con su disfraz- dijo mientras que comenzaba a tintar sus vendas,  regaba con cariño a su pequeña calabaza deseando que pronto creciera para poder construir con ella la cabeza calabaza que deseaba para su disfraz.

Y de esta manera los días fueron pasando mientras que Mati acababa de perfeccionar su disfraz, tan solo quedaba un día y la fiesta del colegio tendría lugar. Ni tan si quiera su hermano Tono conocía su intención de presentarse a la fiesta disfrazada de calabaza del terror ya que se encontraba muy distraído mostrándole a sus amigos el disfraz que llevaría puesto el día de la fiesta del colegio
-          ¡Es realmente formidable!- decía Victor admirando el traje de frankenstein de tono
-          Si…realmente ahuyentador- dijo Sabio mientras que les mostraba su traje de conde drácula. Aunque mi disfraz de conde drácula no tiene nada que envidiarle al tuyo- dijo mientras que apretaba la bolsita de tinta roja que se hallaba tras su solapa provocando que de ella surgiera un chorro de tinta que baño el rostro de alguno de los amigos que se encontraban allí
-          Cuidado Sabio- dijo el pequeño Blas mientras que aullaba
-          Mancharas mi pelaje de hombro lobo- dijo mientras que el resto de los niños seguían perfeccionando su representación monstruosa  ante el espejo
-          Ningún niño podrá dejar de sentir pavor ante mi presencia- dijo Victor mientras que despedía del interior de su cabeza el humo proveniente de sus circuitos chamuscados
-          Si…es un extraordinario disfraz…quizás este año obtengas el primer premio- dijo Blas mientras que alababa el disfraz de Tono
-          Si…el año anterior fue el disfraz de zombi de Elena el que ganó….ya que hizo una representación de el formidable..dedico mucho tiempo a moverse como un verdadero zombi- dijo Víctor emocionado
-          Si….¿ pero dónde está tu hermana?- dijo Blas mirando a su alrededor . Ella siempre nos acompaña los días previos a la celebración de la fiesta de Halloween del colegio. Es extraño que no esté aquí- continuo diciendo Blas
-          Si…es que todavía esta enfadada por tener que usar el disfraz de momia que utilice el año pasado- dijo apenado Tono
-          Pero mama no puede comprar dos disfraces nuevos para cada año en Halloween y  por ello estableció que el que obtuviera mejores notas el año anterior seria el que podría estrenar disfraz nuevo...lo que ocurre es que siempre soy yo el que obtiene mejores notas…y Mati acaba por ser siempre la que se tiene que conformar en usar el disfraz del año anterior- dijo Tono tristemente
-          Pero algún año podríais cambiar las normas ¿ no crees?- dijo Blas en tono compresivo
-          Ya…pero las normas son las normas…que estudie mas el próximo año…yo no puedo hacer nada ante eso- dijo Tono en tono enfadado
-          Bueno…tan solo te planteaba una alternativa. Quizás su enfado no tan solo se deba a que debe usar un disfraz usado , sino que se deba a que nunca le has cedido tu disfraz nuevo voluntariamente por el simple hecho de verla un año feliz disfrutando de un disfraz nuevo- dijo Blas antela mirada atenta de Tono
-          Bueno…quizás tengáis razón...nunca lo había pensado…..quizás no  he querido cambiar las normas porque yo salía beneficiado de ellas cada año…quizás el hecho de ser yo mejor estudiante que ella me haya hecho no desear cambiar la norma que mama estableció el primer año que el colegio decidió festejar Halloween- dijo pensativo Tono
-          Si…quizás tengáis razón..quizás el año que viene le plantee a mama otra alternativa  ya que Mati es también muy buena estudiante- dijo Tono reflexionando
-          Bueno….tan solo un par de horas y estaremos celebrando la fiesta de Halloween en el colegio- dijo Víctor intentando cambiar el tono triste que la conversación había adoptado
-          Si…es cierto..ahora estamos en este año….el año que viene podrá ser diferente o no pero ahora todavía nos queda esta fiesta por festejar- dijo Tono mientras que recogían sus disfraces  y los acondicionaban intentando dejarlos preparados para el día siguiente
-          Hasta mañana- dijeron los niños despidiéndose de Tono. Nos vemos en la fiesta- dijeron mientras que abandonaban el hogar de Tono.
Y dicho esto los niños regresaron a su hogar deseando poderse presentar con sus disfraces en el colegio mientras que Caw comenzaba a sentir que sus pepitas de calabaza crecían con más fuerza en su interior.

-          ¡Es extraño!- dijo Caw mientras que contaba sus pepitas. Cada día crecen más pepitas en mi interior y cada día me siento mejor con la calabaza de Halloween que soy- dijo mientras que comenzaba a recordar el vuelo que con el gavilán había realizado
-          Es un extraordinario tipo aquel gavilán agradezco mucho la ayuda que me  ofreció  a pesar que de poco sirviera- dijo mientras que recordaba como en diversas ocasiones habían estado a punto de estrellarse en el suelo
-          Fenomenal vuelo…el viento…la caída en picado….¡¡grrrr!!- dijo la calabaza sintiendo como una ráfaga del aire  iluminaba sus ojos y transformaba su graciosa sonrisa en una risa maliciosa
-          Grr..- decía la calabaza mientras que sus tallos comenzaban a crecer y  comenzaban a describir unos largos tallos que enrollaban cualquier cosa que se hallara a su alrededor.
-          Pero…¿ qué le ocurre a mis tallos?- dijo la calabaza viendo como cada vez que emitía su sonrisa diabólica , sus ojos adquirían una luminosidad rojiza y de sus tallos emergían pepitas dispuestas a asaltar a cualquier presa que se hallara como si de garras se tratasen
-          Mis pepitas…mi rostro… mi mirada….creo que  la ayuda de Vildo si que ha servido para algo.. no para algo..sino para mucho-dijo mientras que se admiraba en el espejo
-          Vildo tenía razón….he logrado encontrar el gavilán que se hallaba en mi interior tan solo tenía que descubrir donde se encontraba el terror de mi interior y creo que en mis pepitas se hallaba, tan solo hacía falta que éstas despertasen de su letargo – dijo la calabaza Caw mientras que asombrada se enorgullecía de ser la calabaza de Halloween que era
-          Ahora no me importa ser la última en la lista del terror, no me importa la fama y el prestigio que el resto de monstruos puedan sentir o no por mi, ya que yo me siento orgullosa de mi misma  y de la calabaza que soy. Ahora entiendo lo que Vildo me dijo, que debía prescindir del juicio que de mi pudieran tener el resto de monstruos del lugar…tan solo tengo que creer en mí y en lo que soy…el resto vendrá por si mismo si realmente tiene que venir- dijo la calabaza Caw mientras que salía por la puerta de su casa despidiendo pepitas diabólicas por doquier y alargando sus tallos como si de garras se tratase.
-          ¡Mirad….mirad!- dijeron el resto de monstruos viendo como Caw había salido de su encierro
-          Es la calabaza de Caw..no se cómo todavía se atreve a pasearse por Halloween después de haber quedado en último lugar nuevamente en la lista del terror- dijeron los monstruos mientras que Caw haciendo caso omiso a sus comentarios seguía paseándose bajo la luna de Halloween y comenzaba a celebrar con ellos esa noche tan especial
-          Hola compañeros, espero no haber llegado demasiado tarde a la fiesta y espero que me hayáis dejado reservado mi lugar en esta fiesta aunque sea el ultimo- dijo ante la mirada de  sorpresa del resto de monstruos que por primera vez veían en Caw a un verdadero monstruo
-          Mirad…¿habéis visto sus ojos?- dijo el conde Dracula Lacu mientras que la observaba sorprendido . Tiene un brillo especial en su mirada- dijo asombrado mientras que el resto de monstruos asentían
-          Si….y ¿ habéis visto sus tallos?. Son de igual tamaño que mis garras- dijo el hombre lobo Locuaz admirando sus enormes tallos
-          Y su risa ha adquirido un sonido tenebroso producto de esa sonrisa graciosa que en su rostro se dibuja- dijo Fraco mientras que ponía en marcha su circuito eléctrico
-          Bueno compañeros..seguid festejando…todos los monstruos de Halloween tenemos algo que ofrecer y todos somos especiales… alguno de nosotros debía ocupar ese último lugar ¿ no es cierto?- dijo Caw orgullosa de ser quien era y del lugar que ocupaba
-          Además nunca se sabe lo que puede ocurrir ,quizás el año que viene algún niño  quiera representarse llevando en su cabeza una  grande y terrorífica calabaza que a su paso despida  tenebrosas pepitas- dijo Caw mientras que festejaba su puesto en la lista del terror
-          Si...Caw tiene razón- dijo el fantasma Sas acercándose hasta ellos. Ningún monstruo debe avergonzarse de ocupar un puesto determinado en la lista del terror, al fin de al cabo, todos somos monstruos- dijo el fantasma uniéndose al festejo
-          Si además…mirad a Mam lo entusiasmada que está celebrando Halloween a pesar de haber perdido una posición en la lista que no se ha dado cuenta que tiene atrapado entre sus vendas al pobre Cuiro que intenta en vano salir de ellas
-          ¡Mam...Mam…. estoy aquí atrapado entre tus vendas…vamos desata tus nudos de una vez y déjame en libertad!- dijo el pequeño monstruo mientras que Mam permanecía ajena a lo que estaba sucediendo
-          Momia endemoniada…libérame de una vez- dijo Cuiro mientras que el resto de monstruos por primera vez se sentían mas unidos que nunca celebrando Halloween y reían unidos viendo como Cuiro intentaba en vano liberarse de las vendas de Mam.
Y mientras que los monstruos de halloween celebraban emocionados su festejo anual, otra fiesta estaba teniendo lugar en el colegio de Mati y de Tono, ya que todos los niños se encontraban reunidos mostrando sus nuevos disfraces esperando que los profesores decidieran cual de los disfraces seria el ganador.

-          Mira Tono, los profesores se han reunido ya..deben estar pensando que disfraz se llevara el premio este año- dijo Víctor mientras que Tono no dejaba de mirar hacia la puerta esperando ver aparecer a su hermana
-          ¿Que te ocurre Tono?- dijo Víctor al ver que Tono permanecía triste
-          Es Mati…todavía no ha llegado- dijo mientras  que buscaba desesperanzado el disfraz de momia con el cual pensaba que su hermana llegaría.
-          Si...quizás no se le ha pasado todavía el enfado- dijo Tono mientras que Blas repentinamente d dirigía s u mirada hacia el nuevo disfraz  de calabaza que se mostraba ante sus ojos
-          Mirad…mirad allí…..es una calabaza del terror- dijo Víctor emocionado
-          Una enorme y tenebrosa calabaza de se acerca hacia nosotros- dijo Víctor mientras que se escondía tras Blas
-          Es un disfraz magnifico – decían el resto de niños que se acercaban curiosos para contemplar de cerca un disfraz que nunca antes habían visto
-          Es una calabaza realmente terrorífica- decían los niños. Cuidado con las pepitas que desprende….de ellas emergen largos tallos dispuestos a someternos bajo su maldad- decían los niños que asombrados contemplaban el disfraz que había conseguido elaborar la pequeña Mati
-          Pero.. ¡Pero si es Mati….es ella!!- dijo Tono acercándose hacia ella
-          Hola Tono- dijo Mati emocionada. ¿cómo es posible que me hayas reconocido? Ahora soy un monstruo de Halloween que da miedo de verdad- dijo mientras que Tono le sonreía
-          Bueno…es que  te reconocería bajo cualquier disfraz que utilizaras y querría que me acompañaras en este festejo tanto si el disfraz que utilizaras fuera nuevo  como usado….pero quiero que sepas que el año que viene cambiaremos las normas y que el que usara el nuevo disfraz no será aquel que obtenga mejores notas sino el que el año anterior haya usado el antiguo disfraz-dijo ante la mirada compresiva del resto de niños que disfrutaban con sus disfraces y con la fiesta de Halloween mas animados que nunca.
-          Vamos...vamos….los profesores han decidido el disfraz vencedor- dijeron los compañeros de Tono que se acercaban emocionados hasta la tarima donde los profesores se encontraban con la intención de escuchar la decisión de los profesores
-          Y este año no tan solo ofreceremos el premio para el mejor disfraz sino que también ofreceremos un premio para el disfraz mas originalmente elaborado…y en este caso nos enorgullece anunciar que los premios serán para los hermanos Ton y Mati que nos han hecho disfrutar de esta fiesta de Halloween viniendo disfrazados de frankenstein y de calabaza del terror- dijeron los profesores ante la sorpresa del resto de niños que no dejaban de aplaudir
-          ¡Hemos ganado…hemos ganado!- dijeron al unísono Tono y Mati. Nuestros disfraces han sido los vencedores- gritaron jubilosos los niños que celebraban con ellos su triunfo
-          Habéis ganado….dos han sido los premios otorgados este año- dijeron Víctor, Blas y el resto de los compañeros de clase de Mati
-          Si…y ahora ya sabemos que en Halloween más monstruos existirán si nosotros con nuestra imaginación los logramos del olvido rescatar- dijo emocionado Tono admirando la labor de su hermana
-          Si…ya que tras un simple objeto decorativo puede hallarse un monstruo que espera poder asustarte- dijo Mati presa de la emoción al recibir su premio

Y así fue como Mati y Tono celebraron su celebración de Halloween y como aprendieron a que toda norma puede cambiarse si con ello más justa se hace, ya que lo estipulado se vuelve arcaico si con originalidad no es renovado.
Y como Caw pudo comprobar con asombro como muchos niños quisieron representarse con  su disfraz al siguiente año logrando pasar del último al primer lugar y como el resto de los monstruos de Halloween se dieron cuenta que cada monstruo orgulloso de serlo tiene que estar a pesar de ocupar un año el último lugar…ya que la lista del terror puede variar y el ser mejor representados no depende de los utensilios de compañía que hayan acumulado sino del valor que como monstruos se hayan otorgado.

Y colorín, colorado…este cuento se ha acabado
Los wikicuentos multiculturales
Mónica Zambrano