Naco de Navillium y los piratas estelares


Naco de Navillium y los piratas estelares:












Erase una vez, hace mucho , mucho tiempo, en el centro  estelar de la vía láctea , existía una hermosa princesa llamada Bengala. Bengala vivía en el interior de un gran castillo , rodeada por numerosas estrellas de diferentes colores ,  por diferentes plantas cósmicas a las que protegía y por diferentes asteroides que distribuía de manera adecuada a lo largo de toda la vía láctea controlando que se mantuviera siempre en sus adecuadas posiciones. Bengala se encargaba de nutrir con su luz a todas las estrellas que formaban parte de la vía láctea para que brillaran alumbrando cada parte del firmamento por donde la vía láctea pasaba, para que todos los barcos espaciales que recorrían el universo fueran capaces de orientarse por ella y llegaran sanos y salvos a sus respectivos hogares.
Bengala no tan solo se encargaba que la vía láctea estuviera siempre alumbrada y que los barcos siguieran sus trayectorias sin perderse en el camino, sino que también se encargaba de controlar que los meteoritos y asteroides que circulaban por el universo no impactaran contra los barcos estelares que circulaban por la vía láctea. Controlaba cada uno de sus movimientos, de sus vaivenes y evitaba que chocaran entre ellos y que pudieran dañar a algún barco estelar que pudiera estar circulando por el interior de la vía láctea en un determinado momento. La princesa Bengala protegía de esta manera a los barcos estelares, ofreciéndoles su luz cuando estos se perdían por el universo, los orientaba hacia el camino que ella alumbraba con sus estrellas y les ayudaba a atravesar sin dificultad la vía láctea protegiéndoles de los asteroides que por ella circulaban. La princesa Bengala nutria las estrellas que formaban parte de la vía láctea mediante el gran faro de luz que formaba parte de su castillo estelar. El gran faro de luz poseía en su interior el polvo estelar que conformaba cada estrella que alumbraba el camino de la vía láctea. Este polvo de estrella estaba constituido tan solo por pequeñas partículas provenientes de diferentes planetas que la princesa Bengala se había encargado meticulosamente de reunir y de recomponer en el interior del faro. Las partículas que conformaban el polvo estelar habían pertenecido a muy diversos planetas que por una razón u otra habían desaparecido del universo. La princesa Bengala era una gran conocedora de todo el universo y de todos los planetas que lo conformaban, conocía sus estructuras y sabia cuando un planeta estaba próximo a desaparecer. En algunas ocasiones los planetas desaparecían por que perdían estabilidad , en otras ocasiones desaparecían por que algún meteorito los destruía, en otras ocasiones eran destruidos por los malvados piratas que surcaban el universo, pero fuera cual fuera la causa , ella acudía en seguida a verlos para despedirse de ellos antes de que acabaran desapareciendo definitivamente, acudía a cualquier lugar del universo por muy alejado que este estuviera, para permanecer junto a ellos en sus últimos momentos. Bengala se despedía de ellos , les daba las gracias por haber permanecido durante tanto tiempo con ella en el universo , les ayudaba a descomponerse en miles de partículas de polvo estelar, que ella posteriormente recogía y las depositaba en el interior de su faro. Los planetas se alegraban mucho cuando Bengala se acercaba hasta ellos y les ayudaba a descomponerse, ya que sabían que pronto formarían parte del polvo estelar de su faro y acabarían constituyendo alguna de las bellas estrellas que formaban la vía láctea .Por ello deseaban que ella estuviera a su lado en los momentos en que comenzaban a desestabilizarse : con el amor y la luz que ellas les ofrecía eran capaces de descomponerse sin alterar al resto de planetas y sin provocar daños al resto de estrellas que allí se encontraban. Cuando un planeta se extinguía, pronto muchas nuevas estrellas se formarían en la vía láctea gracias al polvo estelar que Bengala había captado de ellos y que había introducido en su gran faro de luz.
Cuando Bengala introducía nuevo polvo estelar en el interior de su faro, este poco a poco adquiría unas nuevas propiedades que conferían a este material la luminosidad necesaria para poder convertirse en estrellas. Sin la ayuda del faro y de Bengala el polvo estelar carecería de la refracción necesaria para poder reflejar luz ya que provenían de planetas, sin embargo , con la ayuda del faro de luz de Bengala estas partículas de polvo estelar se reconformaban y adquirían estructuras idóneas para poder reflejar la luz y transformarse en nuevas estrellas. De esta manera el camino de la vía láctea donde Bengala vivía se encontraba siempre bien iluminado. El polvo estelar se regeneraba dando paso a multitud de nuevas estrellas que alumbraban la vía que Bengala regia. Bengala las depositaba de manera adecuada a lo largo del camino, distribuyéndolas de manera adecuada para que todo el camino estuviera bien iluminado  y para que los barcos estelares  que se hubieran podido perder por el camino encontraran el camino de regreso a casa. Muchos barcos que navegaban por el universo podían perder sus orientaciones debido a cualquier factor que pudiera alterar su navegación. Meteoritos, huracanes de viento estelar, actuaciones de piratas sobre sus barcos, alteraciones de las mareas que recorrían todo el universo…todos estos factores podían hacer que un barco pudiera perderse en el universo y que su tripulación muriera debido a que no pudieran regresar sus hogares por falta de orientación. Sin embargo, la princesa Bengala actuaba siempre sigilosamente desde su gran faro desde el cual volvía a orientar a los barcos y les reconducía por el camino correcto , enviándoles en forma de  cohetes de luz la orientación que les hacía falta para encontrar el camino de regreso. La princesa Bengala actuaba de manera que los marineros estelares pudieran recibir sus señales sin descubrir su presencia, ya que le princesa Bengala tenía una extraordinaria función en el universo pero era la gran desconocida, Nunca ningún marinero ni pirata la había visto, muchos aseguraban que verdaderamente existía, otros pensaban que o eran ciertas las leyendas que sobre ellas se explicaban, otros muchos aseguraban haber vito su bello rostro entre las estrellas del universo, pero nunca nadie había podido demostrar a ciencia cierta que la princesa Bengala existía. Muchos navegantes aventureros se habían adentrado en el interior de la vía láctea con el propósito de hallar su castillo y verificar si ella verdaderamente existía y si realmente había un faro protector que les iluminaba en el camino, pero nunca nadie había podido encontrar su castillo no había podido ver a la princesa Bengala que permanecía ocultando su presencia y labor en el interior de su hermosa vía láctea. Muchos de ellos habían creído escuchar su voz cuando perdidos en el interior del universo habían encontrado de nuevo su camino, muchos otros aseguraban haber visto como un cohete estelar había aparecido ante ellos y en cuestiones de segundos había elaborado ante sus ojos un camino repleto de pequeñas estrellas alumbrando un nuevo camino, camino que al ser recorrido por sus barcos, les había llevado de nuevo hacia el recorrido de regreso a su hogar. 



Si la princesa Bengala existía o no era todo un misterio, sin embargo el mantener la leyenda viva hacia que los marineros se sintieran más reconfortados durante el tiempo que se encontraban navegando por el universo. Los marineros que creían en ella se enfrentaban al duro camino que se les mostraba ante ellos sin el más mínimo temor o la más ligera duda, ya que confiaban en que si en algún momento algún imprevisto se cruzaba en su camino, Bengala les iluminaria con su amor y con su gran faro. Sin embargo, no todos los marineros creían en ella y no todos los que el universo surcaban tenían tan buenos propósitos. Ya que el famoso pirata Clisoto que dirigía el barco pirata más atroz que surcaba por el universo , había logrado percibir la presencia de Bengala momentos antes de que esta ayudara a descomponerse a uno de los planetas que con sus cañones de fuego había logrado destruir . El pirata Clisoto odiaba a la princesa Bengala y todo lo que tuviera que ver con ella, ya que sabía que ella ayudada  a los barcos que se extraviaban por el universo a hallar de nuevo su camino y esto impedía que pudiera hallarlos y arrebátales su tesoros  , tesoros que el utilizaba para para llenar sus arcas piratas y demostrar ante el resto de piratas lo buen pirata que era. Clisoto sabía que debido a la protección que Bengala ejercía sobre todos los barcos que surcaban el universo sus arcas estaban prácticamente vacías ya que ningún tesoro había podido arrebatar a  los navegantes que se perdían por alguna de las rutas del universo.


Antes de que Bengala ejerciera su protección, le había sido muy fácil arrebatarles los tesoros a los marineros que perdidos y desorientados naufragaban por el cielo del universo, le había sido muy fácil provocar que sus barcos se desestabilizaran utilizando sus cañones de fuego sobre ellos, le había sido muy fácil enfrentarse con su gran barco pirata a las pequeñas embarcaciones que muchas veces estos utilizaban para navegar, si embargo desde que la princesa Bengala y su leyenda comenzó a  hacerse patente en el universo , sus días de gloria y su fama pirata habían comenzado desaparecer. Por ello había invertido mucho tiempo en verificar si la princesa Bengala existía verdaderamente , había ideado mil maneras de poder comprobar si ella existía verdaderamente para poder controlar la de alguna manera la influencia que esta ejercía sobre los marineros. Si ella existía estaba dispuesto a deshacerse de ella y si era tan solo una leyenda, estaba dispuesto hacer que ésta dejara de hacer el efecto positivo que estaba ejerciendo sobre los marineros  provocando su olvido y que los marineros dejaran de confiar en su ayuda. El pirata Clisoto sabía lo que la leyenda explicaba sobre las funciones de Bengala y por ello en muchas ocasiones había provocado con sus cañones la muerte de algún planeta con la intención de poder ver si Bengala acudía a despedirse de ellos y verificar de esta manera su existencia. Y tras muchos intentos sin éxito por fin había podido vislumbrar la silueta de la princesa que yacía junto alguno de los planetas sobre el que él había disparado alguno de  sus cañones de fuego.

-         Lo sabía- dijo emocionado el pirata Clisoto cuando descubrió por fin la presencia de Bengala junto a uno de los planetas próximos a desaparecer

-         Sabía que no se trataba de una simple leyenda, esa princesa existe de verdad y con su protección está impidiendo que yo pueda conseguir mis propósitos piratas

-         Mirad…mirad mis arcas... ahora yacen vacías por culpa de esa Bengala. Los tesoros más preciados han desaparecido de mi vista cuando ella ha logrado reorientar a los barcos que permanecían perdidos en el universo justo en el momento menos oportuno impidiendo que mis cañones pudieran alcanzarles- dijo el pirata Clisoto dirigiéndose hacia su más leal compañero pirata el pirata Cismo

-         Pero por fin sé que ella existe de verdad y ahora me será muy fácil seguir su rastro- dijo el pirata Clisoto a Cismo mostrándole el registro de movimiento que se mostraba en el visor catalejico de su gran barco pirata.

-         Gracias a mi ingenio podremos seguir sin dificultad el rastro de Bengala que se mostrará en el visor catalejo de mi preciado barco- dijo mientras que Cismo se acercaba hasta el visor donde pudo comprobar como éste mostraba el trayecto que estaba siguiendo Begala hasta llegar a su castillo donde se hallaba su gran faro de luz

-         Pero…¿cómo es posible que ahora la pantalla del visor del catalejo pueda mostrar el trayecto que sigue Bengala. Ella, sus recorridos y su castillo siempre han permanecido ocultos entre las miles de estrellas que forman parte del universo y de la vía láctea- dijo asombrado Cismo que no daba crédito a lo que estaba viendo

-         Así es…o mejor dicho…así era hasta que gracias a mi experiencia pirata he podido hallar un planeta que tuvieran un gran contenido de cuarzo el cual destruir con mis cañones- dijo el pirata mientras intentaba explicarse

-          Y gracias a mi poder pirata he conseguido que mi plan surgiera efecto- dijo mientras que seguía visualizando el recorrido que estaba tomando bengala hasta llegar a su castillo.

-          Según la leyenda, bengala coordina todos los movimientos planetarios que ocurren en el universo y aparece junto a cada planeta cuando están próximos a la desaparición con la intención de poder capturar su polvo estelar y transformarlo en polvo de estrellas con el cual crea estrellas para iluminar con ellas la vía láctea. Sabía que si provocaba la destrucción de planetas masivamente tarde o temprano la vería aparecer y podría comprobar su existencia. Tan solo me hacía falta poder conseguir seguir su rastro para hallar el lugar exacto donde vive y poder eliminarla de alguna forma. Por ello intente buscar entre todos los planetas posibles que existían en el universo aquel cuya destrucción provocara gran cantidad de cuarzo y de azufre de tal forma que pudiera programar mi catalejo para que captara la proporción exacta de ellos, proporción que produciría el mencionado planeta cuando se destruyera por completo. Con la composición exacta entre mis manos podría programar el visor de mi catalejo para que buscara en el universo esta composición como si de un barco se tratara. De esta manera podría captar el recorrido que ésta realizaría , recorrido que sería nada más y nada menos, que el recorrido que Bengala realizaría con la intención de llevar estas partículas del planeta hacia su gran faro y su castillo- dijo el pirata mientras que disfrutaba de su incipiente victoria

-          Y como puedes comprobar, mi visor ha captado perfectamente esta composición y está siguiendo el rastro de Bengala, ahora tan solo debemos regular el timón para que este siga el trayecto y nos lleve directo hacia el castillo de Begala en la vía láctea- dijo el pirata mientras que Cismo miraba perplejo el visor del catalejo.

-          Pero….¡ es extraordinario! No tan solo has descubierto que Bengala existe de verdad sino que también estas a punto de lograr encontrar su castillo y verificar si el faro existe de verdad- dijo Cismo todavía incrédulo

-          Y no solo eso querido Cismo…..no solo partiremos enseguida a ver dónde vie Bengala sino que una vez que descubramos como actúa , podremos eliminarla en el interior de su propio castillo. Y por fin nos veremos libres de su influencia. Los piratas podremos seguir surcando el universo lanzando nuestros cañones de fuego sin preocuparnos por la influencia que esa Beegala pueda ejercer sobre los marineros estelares. Volveremos a recuperar nuestro poder, nuestros tesoros y nuestras arcas se verán de nuevo completas- dijo mientras que accionaba el timón con la intención de perseguir a Bengala

-          Y ahora tan solo nos queda descubrir donde vive Begala  , como actúa y eliminarla completamente del Universo, tanto a ella , como al recuerdo de su leyenda- dijo el pirata mientras que se dirigían hacia la trayectoria que su visor mostraba

Y dicho esto el barco pirata de Clisoto tomó la trayectoria mostrada en el visor catalejico y siguió el rastro de la composición de azufre y cuarzo que se encontraba entre los materiales que la princesa Bengala transportaba hacia su gran castillo en forma de polvo planetario.

En cuanto Bengala llegó hasta su castillo se dirigió hacia su gran faro donde depositó todas las partículas desprendida de ese último planeta al cual había visitado y esperó pacientemente al que el faro se meciera con ale energía luminosa de su propio ser- En cuanto el faro percibo la presencia de Bengala comenzó a encenderse y  las partículas cósmicas provenientes del planeta que se Clisoto había destruido comenzaron a transformase en materia luminosa capaz de originar polvo estelar con el cual producir nuevas estrellas.

-          Muchas gracias querido planeta por ofrecerme tu polvo cósmico y muchas gracias querido faro por permitirme poder ejercer mi función sobre ti y crear de estas partículas polvo estelar con el cual poder formar estrellas- dijo la princesa Bengala que tras pronunciar estas últimas palabras comenzó a depositar cada estrella recién formada en su lugar correspondiente en la vía láctea haciendo que ésta de nuevo se iluminaría con nuevos colores estrella sin saber que el pirata Clisoto y Cismo se hallaban cerca estudiando cada uno de sus movimientos.

-           Y ahora vamos queridas estrellas, que cada una ocupe su respectivo lugar…ocupad vuestros lugares e iluminar con vuestra luz la vía láctea y el camino de los marineros perdidos- dijo Bengala mientras que subida a su pequeño carro  estelar iba depositando cada estrella en su respectivo lugar mientras que los piratas la observaban de cerca ocultos entre los pilares de níquel que conformaban el castillo de Bengala

-          ¡Aja! - dijo el pirata Clisoto preso de euforia. Aquí tenemos a la bella y hermosa dama de la vía láctea ejerciendo su función- la leyenda es cierta querido Cismo. La princesa Bengala existe y ha existido siempre alumbrado con su amor y su luz el camino de los marineros extraviados ...pero pronto su misión se verá interrumpida por nuestra acción pirata- dijo Clisoto mientras que se acercaba hasta el gran faro

-          Me lo temía- dijo el pirata mientras que estudiaba el funcionamiento del gran faro- Este faro tan solo se acciona con la presencia de Bengala, tan solo si ella está cerca se pone en funcionamiento y transforma los materiales planetarios simples en polvo de estrella- dijo Clisoto mientras que Cismo intentaba entender sus palabras.

-          Entonces…si eliminamos a Bengala también eliminaremos al faro y toda la vía láctea quedará desprovista de luz y de estrellas-. Tan solo tenemos que averiguar la manera de eliminarla- dijo Cismo con pleno convencimiento

-          Así es querido Cismo…pero este no es nuestro propósito- dijo el pirata mientras que seguia pensando.

-          ¡¡Ah no!!!. Entonces ¿porque motivo hemos venido hasta aquí si no es para destruir a la princesa Bengala, su faro y su castillo?- dijo Cismo que no entendía los pensamientos de Clisoto

-          Pero parece mentira que seas un pirata de mi tripulación…piensa cismo…piensa…demuestra lo buen pirata que eres…estrújate ese cerebro pirata….y dime¿ eres pirata o no?- dijo Clisoto intentando que Cismo adivinara sus pensamientos…

-         Si claro…- dijo Cismo dubitativo

-          Y que es lo que los piratas sabemos hacer mejor aparte de destruir ¿- dijo Clisoto emocionado

-          Pues….pues…..- dijo Cismo que no sabía que contestar

-          Eso…exactamente eso…robar- dijo preso de la euforia Clisoto viendo com su idea comenzaba a surgir efecto en su mente.

-          Robaremos el faro.- dijo mientras que Cismo no daba crédito a lo que estaba escuchando…

-          ¿Robar el faro….? ¿Pero a donde lo llevaremos…? Es ...es enorme…- dijo Cismo mientras que Clisoto agitado perdía los estribos y se dirigía hacia su compañero agitándolo una y otra vez.

-          No iluso…no ..no lo traslademos…lo robaremos aquí- dijo mientras que Cismo se recuperaba del susto.

-          Mira…..Cismo…escucha y aprende del mejor pirata que ha existido y exisitira siempre en este universo- dijo mientras que seguía mofándose de Cismo

-          Somos piratas…queremos conseguir tesoros de manera fácil…sin esfuerzo, sin trabajo…robándoselo a los marineros que surcan los mares… ¿recuerdas verdad?- dijo Clisoto mientras que se imaginaba rodeado de grandes riquezas.

-          Si…claro---dijo Cismo mientras que analizaba sus palabras

-          Pues bien…si destruyéramos a la princesa y a su faro…conseguiríamos que los marineros no siguieran disfrutando de su protección, y podríamos atacarlos perfectamente cuando estos se perdieran por el universo. Podríamos atacarlos con nuestros cañones y de esta manera podríamos capturar sus tesoros …pero…eso implicaría tener que navegar días y días en busca de barcos perdidos…- dijo mientras que seguía meditando en alto

-          Eso implicará mayor esfuerzo y horas de navegación…pero…si logramos poder controlar el faro desde aquí….y atraer los barcos hacia esta vía láctea….podríamos atacarlos directamente aquí con nuestros cañones, podríamos capturarles, desmontar sus barcos y hacernos con los motines. Nuestra arcas se verían repletas de riquezas y sin movernos de aquí.¿ comprendes ahora?- dijo Clisoto mientras que Cismo comenzaba a reaccionar

-          Ah…ahora lo entiendo- dijo Cismo ante un indignado Clisoto.

-          Bien…por fin querido Cismo…por fin comienzas a entender…escúchame bien si quieres llegar a ser tan buen pirata como el que aquí viste y calza- dijo mientras que seguía dándose alardes.

-          Bien…continuare con mi explicación. Entonces llegados a este punto querido Cismo nosotros tenemos que idear la manera de poder controlar el faro….y poder atraer los barcos hasta aquí….y para ello necesitamos la influencia de la princesa Bengala y su acción sobre el faro- Ella le provee de energía para iniciar su funcionamiento, necesitamos tan solo su energía y  poder manejarla a nuestro antojo- dijo el pirata mientas que Cismo asentía

-          Tan solo debemos hacer que el faro atraiga a los marineros hacia aquí y después que los tengamos en el interior de la vía láctea podemos provocar su destrucción y conseguir sus barcos y sus tesoros. Tan solo necesitamos que Bengala active su luz en esos momentos cuando los barcos desorientados no sepan que ruta seguir y los oriente hacia aqui , una vez que los barcos confíen en la luz del faro llegaran hasta que aunque esta vía no les conduzcan hacia sus hogares y una vez aquí…- dijo Clisoto emocionado

-          Accionaremos nuestros cañones de fuego-dijo Cismo emocionado pensando que por fin había descubierto el plan secreto de Clisoto.

-          No iluso ...no…haremos algo mucho, mucho mejor…dijo el pirata mientras que miraba el interior del faro.

-          Provocaremos una lluvia de meteoritos en el interior de la vía láctea que se encargarán de destruir los barcos que hasta ellas lleguen- dijo el pirata mientras que estudiaba minuciosamente el funcionamiento del faro

-          ¿Lluvia de meteoritos? ¿Y cómo pretendes conseguir esto?  - dijo Cismo que no daba crédito a las palabras de Clisoto

-          Pues utilizando el faro y la energía de Bengala- dijo mientras que comenzaba a acumular gran cantidad de pólvora en un pequeño barril.

-          Las estrellas que ahora conforman la vía láctea desprovistas de las propiedades que Bengala les profiere no dejan de ser pequeñas partículas inertes provenientes de planetas extinguidos: pequeños trozos de roca que permanecen dispuestos a lo largo de todo el camino cuyo movimiento masivo puede actuar como si de una lluvia de meteoritos se tratar sobre todo barco que aparezca por aquí. – dijo Clisoto preso de la emoción

-          Tan solo debemos provocar su movimiento y hacer que actúen justo cuando los barcos estén atrapados en esta vía, de esta manera con una sola lluvia de meteoritos lograremos vencer a más de un barco- dijo mitras que seguía cumulando gran cantidad de pólvora en el pequeño barril

-          Movimientos que accionaremos gracias a la energía de bengala- dijo Clisoto mientras que seguía tramando su plan.

-          Con tan solo una acción lograremos la destrucción masiva de los barcos que se encuentren en este dominio- dijo el pirata mientras que Cismo seguía escuchándolo. ¿ahora me entiendes querido Cismo.

-          Ahora me cuadra Clisoto….pero……¿ cómo piensas hacer que Bengala accione el faro cuando a nosotros nos convenga..¿ cómo lograras controlar que se ilumine para atraer los barcos hasta aquí y como lograrás que provoque la lluvia de meteoritos cuando los barcos se encuentren perdidos por la vía láctea?- dijo Cismo que seguía sin entender el plan de Clisoto.

-          Pues capturando a la princesa Bengala en el interior de su propio faro el cual llenaremos con pólvora seca- dijo el pirata Clisato mientras que seguía mezclando la pólvora con restos de azufre y níquel.

-          Haremos que Bengala entre en su faro y que no salga nunca más de él. Convertiremos el faro en un gran cañón. – dijo Clisoto mientras que seguía tramando su plan-

-          Llenaremos el faro de pólvora seca  y Bengala desprovista de aire  estelar morirá en su interior, pero su energía permanecerá dentro de la paredes del faro ya que la energía de bengala , al ser un ser estelar, nunca desaparece por completo ,tan solo se transforma. De esta manera controlaremos su energía que yacerá en el interior del faro.: Cuando queramos que la luz del faro se encienda, tan solo tenemos que vaciar de pólvora seca el interior del faro para provocar que este se ilumine y cuando queramos provocar la lluvia de meteoritos tan solo debemos volverlo a llenar por completo justo en ese momento en que todavía se encuentre energía luminosa en su interior para provocar que la energía calorífica que todavía se encuentra entre las paredes del faro interaccione con la pólvora seca introducida  y provoque un movimiento masivo de energía capaz de provocar el movimiento de los astros que se encuentren conformando la vía láctea , que habrán dejado de ser estrellas debido a  que Bengala ya no podrá seguir realizando su función- dijo Clisoto  mientras que se preparaba para recibir a Bengala.

-          Debemos estar preparados…pronto nuestro barco volverá a ser lo que era…pronto tendremos nueva tripulación pirata y pronto volveremos a llenar nuestras arcas con nuevas riquezas- dijo Clisoto disfrutando de su victoria

-          Ahora tan solo debemos esperar a que Bengala se introduzca de nuevo en su faro  ,encerrarla en él y llenarlo con pólvora para provocar su muerte material y poder retener su energía en el interior del faro. Energía que nosotros utilizaremos para nuestra conveniencia-dijo Clisoto mientras que seguía acumulando cantidad de pólvora en el interior de sus barriles

-          Estate preparado, debemos actuar rápido antes de que Bengala se dé cuenta de nuestra presencia. Debemos esperar en momento oportuno para encerrarla en su gran faro y taponarlo con pólvora seca. Este será el fin de la princesa Bengala pero el comienzo de nuestro control sobre el faro y sobre la vía láctea-acabó por concretar Clisoto mientras que Bengala tras haber depositado de nuevo a sus estrellas conformando la vía láctea se dirigía de nuevo hacia su castillo con la intención de asegurarse de que se había podido despedir de todos los planetas próximos a la destrucción



-          Bueno... de nuevo mi preciado faro me ha permitido poder crear nuevas estrellas que poder disponer a lo largo de la vía láctea…Ahora vuelve a estar de nuevo iluminada. Ahora puedo conseguir nuevamente que los marineros estelares vuelvan a orientarse siguiendo las estrellas cuando se pierden en el camino. Ahora puedo evitar que la oscuridad sea un factor que los piratas puedan aprovechar para lanzar sus cañones de fuego sobre sus barcos…gracias a mi querido faro..- dijo Bengala sin poder finalizar sus palabras.


-         Si....princesa Bengala. Gracias a tu querido faro serás sepultada entre las partículas de pólvora seca que yo mismo le proveeré- dijo mientras que tras cerrar los accesos principales que el faro poseía comenzaba a depositar en su interior los barriles de pólvora seca que había logrado acumular mientras que Cismo lograba controlar a la princesa atando el ancla pirata a su cintura para evitar que esta pudiera moverse y salir del interior del faro



-         Un momento…que ocurre aquí- dijo la princesa que sin tener tiempo para reaccionar se vio rodeada por los dos piratas que se mostraban ante ella dispuestos a recordarle que su fin estaba próximo


-         Si …querida princesita. Gracias a tu querido faro serás sepultada y morirás rodeada de esta pólvora seca que yo mismo me he encargado de elaborar para ti- dijo el pirata mientras que veían como el faro iba llenándose de pólvora y como la princesa no podía hacer nada para evitarlo.



-         Pero…no es posible- gritaba la princesa mientras que veía como poco a  poco iba quedándose sin aire estelar e iba perdiendo fuerza


-         Vámonos Cismo…salgamos del faro…pronto estará cubierto de pólvora- dijo Clisoto mientras que cerraban el faro dejando en su interior a la princesa que momentos después moría en su interior



-         Perfecto…la princesa Bengala ya no existe…pero su energía permanece en el interior del faro…ahora podemos seguir con nuestro plan querido Cismo….- dijo el pirata mientras que veía como después de que la luz de Bengala muriera en el interior del faro, las estrellas a las que ella había iluminado comenzaban a apagarse y como toda la vía láctea se quedaba desprovista de su luz.



-         Por fin nos hemos librado de Bengala. Hemos capturado su energía en el interior del faro y ahora podremos utilizarla a nuestra conveniencia- dijo Clisoto mientras que seguía ideando el plan a seguir



-         Ahora tan solo hace falta esperar….esperar tranquilos a que los barcos estelares se pierdan , hecho que pronto acontecerá ya que sin la luz de las estrellas y sin la protección de Bengala pronto  se encontraran desorientados entre la inmensidad del universo- dijo el pirata dándose por satisfecho



-         En cuanto se desorienten los atraeremos con el faro hasta aquí y posteriormente los atacaremos con nuestra lluvia de meteoritos- exclamo con orgullo Cismo viendo concretado el plan de Clisoto



-         Y pronto todos los marineros se olvidarán de que una vez éxito bengala y su leyenda será olvidada. Nosotros nos convertiremos en los piratas más famosos de todo el universo y pronto nuestras arcas se verán repletas- dijo el pirata dando por acabado su plan estratégico.


Y en cuanto Clisoto y Cismo comenzaron a controlar la energía de Bengala y su faro. Muchos de los barcos de los marineros extraviados fueron capturados y sus motines cayeron bajo el poder de los piratas. Muchos marineros perecieron, otros muchos fueron capturados por los piratas y entraron a formar parte de su tripulación. Otros que se negaron a convertirse en piratas fueron capturados y permanecieron cautivos en el interior del castillo de bengala que pronto fue transformado en un gran refugio pirata al cual el resto de piratas acudían para celebrar juntos sus victoria y motines. Pronto la vía láctea se convirtió en una vía oscura y desprovista de luz, tan solo iluminada en ocasiones pro el faro cuando los piratas querían acercar hasta ella a los barcos extraviados para atraparlos en su interior.

Pronto la leyenda de Bengala fue olvidada y su recuerdo dejo de confortar a los marineros que temían por sus vidas cada vez que tenían que adentrarse en la profundidad del universo.

Y Cismo y Clisoto seguía acumulando tesoros ajenos y llenando sus arcas. El universo cada vez mas perdía estabilidad, numerosos planetas se veían destruidos porque sus estructuras se desestabilizaban si el poder que Bengala ejercía sobre ellos. Muchos se destruían sin control provocando tormentas cósmicas a su alrededor y vientos huracanados estelares. Algunos de ellos morían sin previo aviso y los seres que los habitaban morían con ellos ya que no era posible abandonarlo antes de que su destrucción tuviera lugar.  Por ello muchos seres de otros planetas veían con tristeza como sus planetas se iban deteriorando y temían ser destruidos en cualquier momento. La estabilidad planetaria se veía mermada sin el poder de Bengala.

A unos cuantos kilómetros luz…en el planta Navillium, Naco se disponía a navegar buscando la antigua ruta de la vía láctea con la intención de lograr conseguir gran cantidad de níquel con el cual poder estabilizar la composición de su pequeño planeta, ya que había escuchado que en aquella antigua ruta existía níquel suficiente para poder reparar su maltratado planeta que había sido víctima de algunos vaivenes de meteoritos.


-         Ponemos todas nuestras esperanzas en ti- dijo Villo mientras que despedía de Naco

-         Eres el mejor marino que tenemos. Has sido siempre el mejor navegante, has logrado enfrentarte a los más temidos piratas….y por ello confío en que regresaras pronto trayendo contigo el níquel necesario que necesitamos para volver a estabilizar nuestro hermosos planeta Navillium- dijo Villo mientras que el resto de habitantes del planeta se despedían de él

-         Sabemos que es una labor muy difícil de conseguir, sabemos que actualmente la vía láctea es la ruta más peligrosa que cualquier marino puede tomar., ya que está plagada de piratas. Sin embargo, sabemos que es la única ruta en la que se puede conseguir suficiente material cósmico que posea en su composición grandes cantidades de níquel. Níquel que necesitamos para recomponer parte de la estructura de nuestro planeta- siguió diciendo Villo despidiéndose de su hijo el príncipe Naco.

-         Confío en ti Naco- dijo apenado Villo

-         Sabes que debería ir yo en busca de ese níquel, yo soy el regente de este planeta…debo ser yo quién me enfrente a esos piratas y traiga para mi gente el níquel. Siguió diciendo Villo

-         Padre…ya lo hemos hablado…y debo ser yo quien vaya en busca de Níquel. No temas padre…volveré de regreso- dijo mientras que valientemente se despedía de su padre.

-         Pero…hijo…hay muchos jóvenes que pueden acompañarte…hay muchos jóvenes valerosos que estarían dispuestos a ayudarte si tu quisieras…ellos podrían acompañarte- dijo el Villo temiendo por la vida de su hijo

-         No padre…sabes que para pasar desapercibido por los piratas debo viajar solo, sin tripulación y guiando una pequeña embarcación. Necesito ocupar el espacio de mi barco con el níquel que logre conseguir. El Dispones de una gran tripulación ocasionaría tener que navegar con un barco e mayores dimensiones y esto implicaría una mayor probabilidad de der descubiertos por esos piratas-. Dijo naco mientras que acaba de poner a punto su pequeña embarcación

-         Está bien hijo…pero recuerda…si no puedes enfrentarte a ellos…regresa…primero es tu vida…Si no puedes obtener el níquel nos veremos obligados a trasladarnos a otro planeta pero permaneceremos juntos…no te arriesgues innecesariamente y por favor...regresa pronto sano y salvo- dijo Villo mientras que Naco subía a su embarcación

-         No tema padre, pronto estaré de regreso trayendo conmigo el níquel necesario para reconstruir nuestro planeta – dijo mientras que tras despedirse de los Navillliums salió de su galaxia Xia para ir en busca de la vía láctea sin temor a tener que enfrentarse con los piratas que merodeaban por allí



Naco sabía que la vía láctea se había convertido en la ruta más peligrosa de todo el universo, sabía que los piratas eran fuertes allí y que cualquier barco que se adentraba en ella era capturado y no regresaba nunca más a su hogar. No sabía el motivo por el cual los piratas lograban tantos motines ni por que habían adquirido tal fortaleza, pero eso ahora no le importaba, tenía que ir en aquella dirección ya que tan solo necesitaba el níquel que en esta vía se encontraba para poder reparar su planeta. Naco no sabía nada acerca de la leyenda de Bengala ni conocía de la existencia del gran faro que ahora controlaban Cismo y Clisato...tan solo sabía que en interior de la vía láctea existía mucho níquel y ese era su único propósito.

Así que sin ningún temor programo el visor catalejico de su embarcación para que siguiera la ruta que le llevaría directamente hacia el lugar de la vía láctea donde se encontraba la fuente de níquel y sin perder ni tan siquiera un segundo se adentró en ella.

Naco comenzó su navegación siguiendo la ruta de la vía láctea pero repentinamente comprobó que la ruta comenzaba a oscurecerse y que las estrellas que la conformaban empezaban a transformarse en material rocoso sin luz, constituyendo una vía rocosa a la cual era difícil adentrarse. Naco pensó que posiblemente hacia poco tiempo algunos meteoritos habían inundado la vía y siguió con dificultad sorteando cada tramo de piedra que se cruzaba en el camino que seguía su embarcación. De repente vio como la trayectoria de su visor catalejo comenzaba a borrarse y como una gran luz iluminaba el fondo del camino

-         Pero ¿qué es lo que ocurre aquí?- dijo Naco viendo como su visor parecía haberse alterado y como parecía haber perdido la ruta marcada

-         No ...vamos visor…vamos timón…debéis guiarme hacia la fuente de níquel...tan solo debéis llevarme hasta ella-dijo Naco cuando de repente vio como una gran iluminaba el camino repentinamente y como multitud e barcos extraviados eran iluminados por ella.

-         Pero ¿qué es lo que ocurre?- dijo Naco viendo como multitud de barcos comenzaba a seguir la luz del faro.

-         Es un faro… es un faro en la lejanía…debes indicar el camino hacia la vía lacta- dijo Naco mientras que comenzaba a seguir al resto de embarcaciones que se dirigían hacia allí cuando de repente se dio cuenta de que algo extraño ocurría

-         Un momento- dijo Naco mientras que por unos segundos comenzó a recapacitar

-         Todos estos barcos parecen perdidos… pero parece que llevaban algún tiempo extraviados…y misteriosamente ese faro de luz aparece repentinamente y…- dijo Naco mientras que intentaba volver a programas su visor catalejico cuando un ruido estridente provoco que su embarcación comenzara a vibrar

-         Pero…¿ oh no!- gritó Naco cuando vio que le faro después de haberles guiado hacia un lugar recóndito en lo que parecía ser la vía láctea había apagado su luz y miles de meteoritos se abalanzaban sobre él y sobre el resto de embarcaciones

-         Es una trampa…el faro es una trampa…tengo que salir de aquí- gritaba Naco mientras que iba sorteando los meteoritos y mientras que veía como algunas embarcaciones eran destruidas y alcanzadas por os meteoritos

-         Vamos Naco…vamos Navillium..demuestra quien eres…vamos sigue la ruta hacia el níquel- dijo naco mientras que intentaba en vano que la embarcación y su timón  le llevara en la dirección correcta

-         ¡Oh no!- exclamo Naco al ver como un gran barco pirata se acercaba hasta ellos

-         Son los piratas...son piratas…Utilizan el faro para guiar a los navegantes extraviados hacia aquí y después desproveerlos de su motines y sus tesoros…Vamos Navillium , vamos …reacciona. Debemos salir de aquí- dijo Naco mientras que intentaba en vano salir de entre los meteoritos que seguían lanzándose sobre él

Tras varios intentos Naco pudo estabilizar su embarcación y repentinamente su visor catalejico volvió a funcionar.

-         Perfecto- dijo Naco mientras que guiado por su timón salía airoso de entre los meteoritos dejando atrás al gran barco pirata del cual salían numerosos piratas dispuestos a conseguir los motines.

-         Son piratas. Ahora entiendo como actúan…utilizan ese gran faro para atraer a los barcos…pero¿cómo es posible?- dijo Naco mientras que llegaba hasta el gran castillo de níquel de la princesa Bengala que ahora se había trasformado en un refugio pirata.

-         Parece un antiguo castillo- dijo Naco mientras que recorría el refugio pirata en busca de níquel

-         Es inmenso ...su estructura está formada con diversos minerales pero el níquel domina en su composición. Debo conseguir recoger todo el níquel necesario con el que poder reconstruir mi planeta…Debo regresar cuento antes a casa. Este castillo está gobernado por piratas- dijo Naco mientras que veía con asombro como el refugio pirata estaba rodeado por diversos barcos piratas y veía con asombro como las paredes del refugio estaban inundadas con trofeos e imágenes de piratas demostrando sus conquistas.

-         Los piratas se reúnen aquí para celebrar sus triunfos…todos estos trofeos demuestran sus conquistas…y—dijo Naco mientras que veía con asombro el gran faro que se encontraba en el centro de la sala principal del antiguo castillo de Bengala.

-         Es el faro- dijo Naco mientras que tras recoger suficiente níquel en su embarcación se acercaba con ella hasta el gran faro y guiado por una extraña sensación bajo sigilosamente de su pequeño Navillium para observar más de cerca le gran faro.

-         Es precioso- dijo Naco mientras que escuchaba todas las voces de los piratas que se encontraban en la sala contigua celebrando su reciente motín

-         Como es posible que siendo tan bello puedas causar tanto daño a los navegantes que extraviados acudimos en tu auxilio- dijo Naco tristemente

-         No es posible que tu luz nos guie hasta la guarida de esos piratas…el faro ilumina a los viajeros…el faro ilumina con su luz los caminos…un faro no puede causar nunca la destrucción. ¿cómo es posible que hayas caído en manos de esos piratas? - dijo naco mientras que recogiendo un pedazo de níquel que yacía en el suelo miraba con tristeza las pareces del faro pensando en cómo un bello faro había podido caer en manos de aquellos malvado piratas



Mientras que Naco observaba el faro sin darse apenas cuenta acercó el pequeño mineral hacia las paredes del faro que todavía conservaban la energía calorífica de la luz despedida por la energía de Bengala y de repente el níquel comenzó a iluminarse adquiriendo las propiedades de estrella

-         Pero…¿qué ocurre aquí?- dijo Naco mientras que veía como el trozo de níquel parecía haberse convertido en una bella estrella

-         ¡Es una estrella! - dijo Naco mientras que asombrado tras mirar a través del níquel convertido en una bella estrella pudo percibir en su interior diversas imágenes que le mostraban la antigua leyenda de Bengala, cuales habían sido sus funciones y el motivo por el cual los piratas habían conseguido controlar el faro.

-         Pero…No es posible- dijo Naco mientras que asombrado seguía visualizando en el pequeño trozo de estrella como los piratas habían logrado provocar la muerte de la princesa cuya energía yacía en el interior del faro

-         ¡Esos malvados piratas! - dijo naco mientras que tras visualizar en la estrella toda la leyenda de Bengala se acercaba hasta las paredes del faro que todavía permanecían calientes con la intención de poder comunicarse con Bengala

-         Eres muy bella princesa- dijo Naco mientras que intentaba buscar alguna manera de poder liberar a l princesa- Me gustaría poder ayudarte….He venido a tu gran castillo en busca de níquel con el cual poder salvar mi planeta , que como consecuencia de tu perdida está próximo a la destrucción, esos piratas no tan solo han logrado controlar tu faro para provocar sus robos sino que también  están provocando que el universo se desestabilice – dijo Naco mientras que miraba asombrado la pequeña estrella.

-         Si pudiera ayudarte…si pudiera liberarte de aquí…tus estrellas volverían a iluminar la vía láctea y los marinos volverían a orientarse, tu magia volvería a estabilizar el universo y los planetas desaparecerían paulatinamente dejando en su lugar nuevas estrellas con las cuales poblar el universo- dijo naco preso de la emoción

-         Esos piratas no se merecen tener secuestrada tu energía en el interior de este faro- dijo Naco mientras que buscaba alguna manera de poder vaciar el interior del faro de pólvora.

-         Si libero al faro de toda la pólvora que esos piratas han depositado en tu interior lo único que conseguiré es que se ilumine y que los piratas me descubran aquí. Y con ello no lograre rescatar tu energía del interior del faro…necesito descubrir la manera de conseguir hacer que tu estructura material se recupere y que tu energía vuelva a su lugar. De esta manera podrás resurgir como ser estelar que eres y volver a ocupar tu lugar en este castillo…pero no se la manera de poder hacerlo-.dijo Naco mientras que miraba el interior de la estrella.

-         Sé que hay alguna manera ya que tú misma me has llamado…sé que tú me has ayudado a llegar hasta aquí y que tu energía ha hecho posible que mi pequeña embarcación no fuera atacada por esos piratas…sé que hay alguna manera de liberarte…pero no sé cómo hacerlo, igual que tenía fe en poder ayudar a mi planeta tengo fe en que puedo ayudarte a liberarte de esos piratas- dijo tristemente Naco cuando de repente cayo en la cuenta de algo

-         Claro- dijo Naco mientras que miraba la cantidad de níquel que había capturado en el interior de su embarcación

-         Navillium nos ayudará. Tan solo debo esperar el momento oportuno para acercar todo este níquel al faro cuando los piratas lo vuelvan a encender vaciándolo de pólvora seca con la intención de guiar incorrectamente hacia aquí a los marineros extraviados.- Cundo todo este níquel vuelva a captar la energía de tu luz, adquirirá propiedades estelares y se convertirá de nuevo en bellas estrellas, en este momento  y antes de que el faro se vuelva a apagar y los piratas provoquen la lluvia de meteoritos las depositare a lo largo de la vía láctea como tu hubieras hecho en vida y será la propia vía láctea la que configurara de nuevo la estructura material que los piratas te arrebataron, los marineros extraviados serán de nuevo orientados por las estrellas y volverán a retomar su camino , saliendo de la vía láctea y tu podrás salir en ese momento del interior del faro ya que dispondrás nuevamente de tu estructura estelar gracias  que tu faro ha alumbrado nuevamente a los marineros de manera correcta venciendo el control que los piratas habían ejercido sobre él.

-         Navillium me ayudara a lograr mi cometido ya que programare su visor catalejico para que deposite cada estrella en el lugar correspondiente de la vía láctea tras haber recibido nuevamente tu luz. Yo debo permanecer aquí y evitar que algún pirata vuelque sobre el interior del faro pólvora seca antes de que todas las estrellas  ocupen de nuevo su lugar en la vía láctea. En ese momento la vía láctea te proveerá de la estructura estelar que tenías y podrás salir del faro mientras que yo liberaré a todos los marineros presos y venceremos a los piratas cuando esto acudan a la vía láctea en busca de los marineros extraviados para conseguir sus motines. Cuando estos acudan, se darán cuenta de que los marineros extraviados han tomado de nuevo su ruta correcta y que ahora deberán enfrentarse con los marineros que permanecían presos en el interior de sus celdas- dijo preso de la emoción Naco mientras que ponía en marcha su plan.

-         Una vez que nos liberemos de los piratas volverás a ser de nuevo libre y tu faro volverá a estar a salvo. – dijo Naco mientras que iba atentamente el interior del pequeño fragmento de níquel que ahora resplandecía con más fuerza

Mientras Naco programaba el visor catalejico de su pequeña embarcación Navillium, los piratas Sismo y Clisato tras celebrar su ultimo motín con el resto e piratas, programaban una nueva lluvia de meteoritos para vencer algunas otras embarcaciones que habían llegado de nuevo extraviadas hacia la vía láctea.



-         Cada día nuestras arcas están más llenas- dijo muy emocionado Clisato ante Cismo que disfrutaba viendo la cantidad de joyas que habían logrado conseguir tras el asalto que habían realizado a las ultimas embarcaciones

-          Y nuestra fama como piratas cada día va más en aumento. Mira la cantidad de piratas que se acercan hasta nuestro refugio para celebras con nosotros nuestras victorias- dijo Clisato mientras que miraba como nuevas embarcaciones se adentraban a la ruta

-         Cismo, ve a encender de nuevo el faro…deberemos prepararnos para un nuevo asalto- dijo Clisato peso de la emoción viendo cada vez eran más numerosas las embarcaciones que se extraviaban pro el universo.

-         Mientras reuniré en nuestro barco pirata a alguno de nuestros antiguos prisioneros convertidos a piratas para que nos ayuden a desmantelar las nuevas embarcaciones que capturaremos- dijo Clisato mientras que Cismo obedecía.

-         Está bien Clisato…marcho de nuevo a encender el faro- dijo orgulloso son saber que Naco se encontraba esperando a que encendieran de nuevo el faro con el que poder trasformar todas las piezas de níquel que había conseguido introducir en su pequeña embarcación en estrellas y de esta manera volverlas a colocar en su lugar conformando nuevamente la vía láctea.

Cismo llegó como de costumbre al centro del antiguo castillo de Bengala y allí procedió a vaciar de pólvora seca el interior del faro. En cuanto el faro se vio libre de pólvora, recibió la energía retenida de Bengala de su interior y se activó nuevamente iluminando toda la vía láctea. Las piezas de níquel que se encontraban en el interior de la embarcación Navillium comenzaron a recibir la energía de Bengala y comenzaron a adquirir propiedades estelares. En cuanto el proceso finalizó, La pequeña embarcación comenzó a seguir la ruta que naco había programado en su visor y comenzó a depositar cada pieza de níquel en su lugar conformando nuevamente la estructura de la vía láctea. Los piratas en cuanto vieron que el faro estaba encendido y que los barcos de los marineros se habían acercado hasta el inicio de la vía láctea salieron de su refugio con la intención de iniciar un nuevo asalto. En cuanto Cismo recibió la señal de ataque se dispuso nuevamente a apagar el faro introduciendo nuevamente la pólvora en su interior, pero cuando se dispuso a buscar los barriles de pólvora que tenían acumulados se dio cuenta que estaban vacíos.

-         Pero...¿ cómo es posible? – dijo Cismo al comprobar que tardaría unas cuantas horas más e rellenar de nuevo con pólvora los barriles para poder introducirlos en el interior del faro

-         Juraría que tenía los barriles repletos de pólvora seca- dijo refunfuñando Cismo al darse cuenta de que tendría que preparar de nuevo mas pólvora si quería cumplir la orden de Clisato.

-         ¡Oh no…me perderé este nuevo motín! - dijo mirando atentamente el collar de piedras precios que s  había colocado tras haber realizado el último asalto.

-         Bueno…espero que Clisato reserve para mí, aunque sea unas cuantas moneditas de oro- dijo Cismo mientras que se disponía a preparar de nuevo los barriles con la pólvora sin saber que Naco se había encargado de vaciarlos meticulosamente antes de que el pirata llegara para lograr conseguir algo más de tiempo y que Bengala pudiera recibir la ayuda de las estrellas de la vía láctea.

Mientras la pequeña embarcación Navillium había colocado todas las estrellas en su lugar y estas brillaban con más fuerza. En cuanto las estrellas fueron colocadas en sus respectivos lugares, comenzaron a describir la forma original de la vía láctea y los marineros extraviados que se encontraban extraviados comenzaron a recibir el influjo de las estrellas y la luz del faro comenzó a recuperar su propósito inicial, el de servir como ayuda y orientación a todos los navegantes que hubieran tomado alguna ruta equivocada. Los visores de los diferentes barcos marineros comenzaron a reajustarse y los timones de sus barcos comenzaron a tomar diferentes direcciones, cada uno volvió a redirigirse hacia la ruta correcta que les llevaría de nuevo hasta sus hogares. Una vez que los barcos recuperaron sus rutas abandonaron la vía láctea y cuando los piratas llegaron hasta ella con el propósito de realizar su motín, se dieron cuenta que el faro permanecía encendido y los barcos marineros habían tomado de nuevo sus rutas correctas.



-         Pero ¿qué ocurre aquí?- dijo malhumorado Clisato al ver que el faro seguía encendido y que los barcos marineros habían escapado

-         Oh no…el faro…el faro sigue encendido…y los barcos marineros han huido- dijo Clisato mirando con sorpresa como la vía láctea permanecía ahora totalmente libre de embarcaciones. Pero su sorpresa fue aún más grande cunado se dio cuenta que las estrellas volvían de nuevo a iluminar toda la vía láctea.

-         Pero…no puede ser- gritaban conmocionado Clisato. La vía láctea ha recuperado de nuevo su luz…vayamos enseguida al refugio para comprobar que es lo que está pasando. Ese mequetrefe de Cismo seguramente ha vuelto a meter la pata. Cuando aprenderá…- dijo Clisato



Pero antes de que pudiera desahogar su furia , esta se vio interrumpida por la aparición de Naco que guiando su pequeña Navillium conducía a los barcos marineros que habían sido capturados por los piratas en dirección de la vía láctea para enfrentarse con los piratas, En cuanto Clisato vio que nuevas embarcaciones se acercaban pensó que eran nuevos barcos extraviados y dio la orden de ataque a su tripulación pensando que sería fácil de nuevo apresarlos, pero en ese momento se dio cuenta que si el faro seguía encendido no podían provocar la lluvia de meteoritos y tendrían que enfrentarse a ellos como antiguamente realizaban , a base de tiro de cañón.

Clisato comenzó a temblar cuando vio que los barcos que se acercaban eran numerosos y que no parecía que se hubieran extraviado.

-         Pero…¿ que está pasando aquí?- dijo Clisato al ver como los barcos se abalanzaba hasta él.

-         ¡Oh no!- dijo Clisato mientras que intentaba que su tripulación le obedeciera. Vamos …cada uno a sus puestos…comenzad a lanzar cañones de fuego. ¡Nos atacan! - dijo Clisato al comprobar como su tripulación lejos de continuar obedeciendo se encontraban esperando a que los barcos de sus compañeros marineros presos vinieran a salvarlos

-         ¡Un momento…vamos…atacad! Abrid fuego¡- gritaba una y otra vez Clisato mientras que veía como los marineros que habían estado presos saltaban sobre su barco pirata y comenzaba a liberar a todos los marineros a los que el pirata había logrado convertir.

-         No tan rápido querido Clisato- dijo Naco acercándose hasta él. Tus días de gloria como pirata se acaban aquí- dijo Naco mientras que procedían a inmovilizar a Clisato desproveyéndole de su pata de palo y colocándole un nuevo parche en el otro ojo para que no pudiera defenderse.

-         Un momento. Un momento. Porque esta todo oscuro. Mi pata ...mi pata de palo…mi espada ..mis cañones.. mis tesoros. Cismo!!!!- dijo Clisato enfurecido sin saber que Cismo ahora permanecía a su lado tras haber sido capturado en el interior de un barril de pólvora pro naco en un momento en que este estaba entretenido formando nuevo contenido polvoriento.

-         Ya se Clisato…ya lo sé- dijo Cismo derramando ligeras lagrimas pro sus ojos

-         Pero…pero Cismo ¿estas tu aquí? - dijo Clisato intentando reconocer su voz

-         Si…Clisato….el faro de luz sigue encendido y creo que la princesa Bengala ha sido liberada – dijo mientras que seguía llorando pensando que ahora ya no podría disfrutar nunca más de sus festines y de los motines que tan fácilmente habían logrado conseguir

-         Clisato…no tienes ahora ninguna otra de tus geniales ideas de las cuales pueda aprender.- dijo Cismo tristemente

-         No temas Cismo….yo lograre sacarte de aquí…lograre volver a tramar un maravilloso plan para que recuperemos nuestra fama como piratas y nuestro refugio…tan solo es que..- dijo Clisato temblando de miedo

-         Ahora estáis presos y me acompañareis a Navillium donde permaneceréis por siempre en una de nuestras celdas- dijo Naco orgulloso

-         No permitiré que dañéis más a Bengala…ella seguirá ejerciendo su función en su castillo, la vía láctea volverá a brillar con su luz y el faro ayudara a todos los marineros extraviados a recuperar su ruta. - dijo Naco mientras que los antiguos presos ahora libres disfrutaban de su victoria.



Naco se despidió de cada uno de los antiguos marineros que habían estado presos y se marchó apresuradamente en dirección al castillo de Bengala para comprobar si la energía de Bengala había regresado a su estructura estelar.   En cuanto llegó al interior de castillo comprobó como todas las riquezas que los piratas habían robado se transformaban en nuevo níquel que comenzó a revestir las paredes del refugio transformándolo nuevamente en el castillo que era. De repente Naco se dirigió hasta el faro y busco en su interior a la princesa Bengala pero no la halló.



-Bengala, Bengala- dijo Naco deseando poder contemplar la belleza de Bengala

-  ¿Estás bien?- gritaba una y otra vez Naco mientras buscaba a la princesa en el interior del faro

-         Tienes que estar libre…hemos vencido a los piratas…los tengo capturados en el interior de Navillium y allí permanecerán presos por siempre para que no te puedan volver a dañar- dijo naco en tono desesperado al ver que no era capaz de hallar a la princesa

-         Tu castillo se ha recuperado…déjame tan solo comprobar que estas bien y que te has recuperado- dijo Naco mientras que recorría de arriba abajo el castillo intentando hallar a la princesa

-         No esta- dijo cabizbajo Naco mientras que intentaba buscar alguna explicación a lo que había ocurrido.

-         Pero las estrellas de la vía láctea siguen brillando…el faro sigue encendido y ha cumplido su función, eso quiere decir que eres libre y que estas viva ¿ no es cierto?- dijo Naco tristemente sin saber si verdaderamente la princesa Bengala se había recuperado.

-         No vas aparecer ¿verdad?- dijo Naco cabizbajo mientras que miraba un pequeño trozo de níquel que resplandecía con más fuerza.

-         Creo que ahora debo marcharme a Navillium…tengo que llevar todo este níquel para poder reparar mi planeta antes de que se destruya por completo …pero ahora el níquel forma parte de tu castillo y…- dijo Naco que tras pronunciar estas últimas palabras comenzó a recuperar la ilusión , la fe y la confianza.

-         Claro…como no lo había pensado antes…Tengo que marcharme enseguida…quizás todavía este a tiempo- dijo mientras que rápidamente guiando su pequeña embarcación se dirigía apresuradamente en dirección a su pequeño planeta Navillium

Y tras pronunciar estas últimas palabras realizó el camino de vuelta intentando que Cismo y Clisato permanecería callados ya que no dejaban de refunfuñar y de discutir entre ellos. Cuando llegó a su planeta el rey Villo y algunos familiares estaban esperando poder recibir a Naco ya que tenían algo muy importante que comunicarle.


-         Naco..Naco…gracias al universo que has regresado…..Hemos encontrado un nuevo planeta que habitar…está muy cerca de aquí. No entendemos como no lo habíamos visto antes…es hermosos, grande…en el podremos vivir más cómodamente…está rodeado de hermosas rutas marineras que nos permitirán poder navegar con más tranquilidad…Una bella luz ..una luz parecida a la luz de un bello faro nos alertó de su presencia.. si lo hubiéramos visto antes no hubieras tenido que marcharte en busca de níquel…temíamos que no volvieras…temíamos que los piratas te hubieran apresado y…-dijo Villo abrazando a su hijo

-         Pero dime…dime…¿ estás bien?. – dijo Villo emocionado al ver su hijo. ¿pudiste encontrar la ruta de la antigua vía láctea? Encontraste la fuente de níquel?- dijo Villo mientras que se abrazaba a su hijo

-         Si padre y he traído conmigo algo mucho mejor que el níquel ya que sabía que no lo íbamos a necesitar. He traído conmigo a estos dos piratas, he logrado capturar a los malvados piratas que habían convertido la vía láctea en una trampa en la cual atacar a los marineros extraviados- dijo Naco mentiras que algunos de los guardas de Villo se llevaban a Cismo y Clisoto hacia las celdas de Navillium

-         Hijo mío….- dijo Villo. Sabía que lograrías regresar con vía- dijo Villo mientras que preparaban las embarcaciones para tomar de nuevo un nuevo rumbo en dirección al nuevo planeta que habían descubierto.

-         Y ahora es tiempo de marchar…nuestro planeta está a punto de extinguirse….tenemos que partir en seguida- dijo  Villo mientras que Naco miraba a su alrededor despidiéndose de cada pieza material que había formado parte de su pequeño Planeta

-         Gracias Navillium….pronto formaras parte de la más hermosa ruta de estrellas que nunca antes hayas visto. Y estarás cerca de ella, protegiéndola y amándola como si fueras yo mismo-dijo naco mientras que dejaba sobre la superficie de su planeta un trocito de bonito níquel estelar como símbolo de despedida.

Y en cuanto los habitantes de Navillium habitantes de Navillium abandonaron el planta , tomaron una nueva ruta en dirección al nuevo planeta que habían descubierto. Naco subido a su pequeña embarcación esperó algunos minutos más par a poder contemplar cómo se producía la desaparición de su antiguo planeta. Espero durante unos minutos hasta que de repente pudo contemplar la más hermosa aparición que nunca antes había visto. Una espiral de luces brillantes se acercó a su planeta y meciéndolo como si de un pequeño recién nacido se tratara comenzó a descomponerlo en diferentes fragmentos que viajaron rápidamente siguiendo la ruta hacia la vía láctea. De repente naco pudo contemplar entre las miles de piedras rocosas que se dirigían hacia la vía láctea el rostro hermoso de Bengala que dedicándole una hermosa sonrisa se despedía de él recordándole que gracias a su ayuda había logrado liberarse de los piratas y el universo había recuperado su estabilidad, recordándole que gracias a le ella volvía a ser libre y ahora podría seguir siendo la hermosa leyenda que conforta   todos los marineros  y les orienta  en su camino



Y colorín…colorado…este cuento se ha acabado

Los wikicuentos multiculturales

Monica Zambrano